El Valle de Tena es principalmente conocido por albergar la estación de esquí de Formigal-Panticosa, sin embargo, sus características le convierten en un destino ideal para el trekking invernal: está bien comunicado, tiene fácil acceso y mantiene buena nieve hasta la primavera. Os proponemos un viaje outdoor en autocaravana o camper para realizar 3 rutas con raquetas de nieve, todas o sólo alguna es ya cosa vuestra.

Acceso

Existen varias vía para acceder al aragonés Valle de Tena, las más cómodas son la carretera A-136 si accedemos desde Biescas, Sabiñánigo o la Frontera del Portalet. Desde Jaca deberemos combinar la A-23 hasta Sabiñánigo, la N-260 dirección Biescas y la A-136 dirección Formigal.

Pernocta

Las estaciones de esquí del grupo Aramón tienen acondicionadas grandes plazas en sus aparcamientos a pie de pista donde se puede pernoctar con autocaravana o camper, en principio sin problemas. No obstante, es recomendable consultar a la Policía Local por si existe una normativa específica que modifique la normalidad de esta situación.

La zona de Formigal no cuenta con un área de autocaravanas específica, dato que debemos tener en cuenta. No obstante, existen varias ubicaciones donde podemos pernoctar de forma gratuita. Una de ellas es el parking del Edificio de Sextas en Sallent de Gállego, aunque existen varias dentro de lo que llamaríamos “lugares de estacionamiento genéricos”. Suele ser un sitio donde corre el viento, pero su ubicación es cómoda. Su dirección es Edificio Sextas, Urbanización Formigal, s/n, 22640 Sallent de Gállego, Huesca. Pincha aquí para ver su ubicación. En la ficha donde ampliamos información en todos los reportajes, os incluimos las áreas de autocaravanas y campings cercanos por si necesitáis de servicios específicos como vaciado de residuales e inodoro químico, electricidad etc…

Vista aérea de Sallent de Gállego.

Ruta circular a O Forato

Vista de la Peña de Foratata, Valle de Tena.

Sobre la estación de esquí de Formigal se alza una de las señas de identidad del Valle: La Peña Foratata con su espléndida pared sur. Bajo ella, se abre un amplio terreno para moverse con las raquetas o los esquís de montaña, saliendo desde la misma urbanización de Formigal, por suaves lomas salpicadas de algún que otro pino negro y bloques de piedra, principalmente calcáreos, pero entre los cuales también encontraremos alguno de andesita, como vestigios de la actividad volcánica que hubo en el pasado.

A su lado emerge un tímido espolón calcáreo llamado O Forato, el cual, ensombrecido por la silueta de su vecina Foratata, no atrae la mirada a primera vista. Es cuando nos acercamos, cuando percibimos su atractivo, recordándonos a una pequeña isla que sobresale de su entorno. Se trata de un pequeño jardín kárstico, donde, al parecer, los pinos negros han encontrado su lugar preferido. Esta propuesta consiste en dar la vuelta a esta isla calcárea, pasando por el cuello del Forato, desde donde tendremos la primera visión de la enorme masa del Ferraturas, pico limítrofe con nuestros vecinos del Valle d’Ossau y tendremos una grata sensación de estar adentrándonos en la alta montaña tensina.

Si queremos dejarnos impresionar por unas vistas espectaculares, podemos acercarnos al Collado de La Fita, donde las aguas se dividen hacia el Valle de Aguas Limpias y podremos admirar a los gigantes tensinos de una sola mirada: Arriel, Palas, Balaitús, Frondiellas, Tebarray, Infiernos, Garmo Negro, Algas, y en sentido opuesto, la sugerente silueta del Anayet. Tras la parada casi obligatoria en el collado de La Fita, seguimos nuestro recorrido circular, ahora en descenso, hacia los extensos llanos por donde discurre el Barranco del Arrigal. Aquí tendremos una espléndida sensación, en la que se mezcla la soledad de estos llanos con la visión, no tan lejana, de la estación de esquí de Formigal y las majestuosas siluetas de la Sierra de Partacua y Punta Escarra.

Vista de la Sierra de Partacua.

Sin perder demasiada altura y sin separarnos en exceso de las pendientes que suben hacia O Forato, iremos girando hacia nuestra izquierda para llegar a la zona de las Bozosas. En este lugar, a modo de balcón, volveremos a encontrarnos con la pared sur de la Foratata y con las preciosas vistas de la Sierra de Tendeñera, bajo la cual se encuentra la localidad de Panticosa. Ahora sólo nos queda elegir por qué loma descenderemos a la urbanización de Formigal, ya cercana y completamente a la vista.

Deberemos tener en cuenta que el inicio y final del recorrido está orientado al sur y puede que la nieve escasee, dependiendo de la temporada. Es una zona en la que suele hacer viento. El material imprescindible pasa por raquetas y bastones, agua (en Formigal, bajo la farmacia hay una fuente), ropa de abrigo, gafas de sol, mapa y brújula. En la ficha donde ampliamos información tenéis más datos de interés.

Ruta por los Ibones de Ordicuso

Pico Garmo Negro, Macizo de Argualas.

Sobre la ladera oeste del Balneario de Panticosa se encuentra el Macizo de Argualas, donde se concentran unas cuantas cumbres de más de 3.000 metros, entre las cuales encontramos el Garmo Negro, el Algas, Argualas y los vecinos Picos del Infierno. Sin embargo, las características del terreno hacen que los aludes sean frecuentes. Esta circunstancia, unida a que es un lugar que recibe muchas visitas de montañeros en invierno por su rápido acceso, ha convertido a este lugar en un punto negro.

El recorrido propuesto, aunque comparte la parte inferior con el sendero que sube al Garmo Negro, evita las zonas más conflictivas. Se trata de visitar uno de los ibones más bellos de la zona, un lugar mágico con unas vistas espectaculares, el Ibón de las Ranas, o según los mapas, Ibón de Ordicuso. Partiendo del Refugio Casa de Piedra, iremos a buscar el camino que cruza las pistas de esquí nórdico para dirigirnos hacia la Fuente de La Laguna, donde mana permanentemente un agua a 22ºC. Desde la fuente parte el sendero que sube, mediante varias zetas y a la sombra de los pinos, hacia el Garmo Negro y demás cumbres del grupo del Argualas. Después de 30 y 45 minutos, el bosque se irá abriendo a medida que llegamos a la Mallata Baja de Argualas y por fin, podremos ver los contrafuertes del Argualas y Peña Gabarda.

Es posible que se vean restos de avalanchas de grandes dimensiones en el fondo del circo, pero nosotros nos dirigiremos a nuestra izquierda (sur-suroeste), a la colina que se ve llena de pinos (a la derecha se va hacia el Garmo Negro). En cuanto nos acerquemos a esta ladera de la izquierda, subiremos en dirección sur por unas pendientes inclinadas, donde iremos encontrando más pinos negros. De vez en cuando veremos alguna marca de pintura, azul y blanca, en los troncos.

Cuando hayamos superado la primera pendiente (unos 30 minutos desde la Mallata Baja de Argualas), hacia la cota 2.050 m. nos dirigiremos con tendencia suroeste para, después de cruzar unas pequeñas lomas, llegar a los Ibones de Ordicuso. El descenso lo podemos hacer por el mismo itinerario, o si no hay riesgo elevado de aludes, podemos dirigirnos hacia el oeste y, tras descender las primeras palas, ir girando hacia el norte por el fondo del valle, siempre alejados de los contrafuertes que descienden del Argualas. De esta forma, llegaremos de nuevo a la Mallata Alta de Argualas y enlazaremos con la primera parte del recorrido que llega hasta el Balneario. Si hay riesgo de aludes alto, previsión meteorológica desfavorable o nieve muy dura, no aventurarse en este recorrido. Si no se tiene experiencia en orientación o en progresión por terreno nevado, es muy recomendable contratar los servicios de un guía debidamente titulado. Material necesario: mapa, brújula, altímetro, comida, agua, ropa de abrigo y el material de raquetas.

Ruta al Pico Cuyalaret

Pico Cuyalaret, Valle de Anèou.

Situado en el Valle de Anèou, el Cuyalaret es uno de los picos más representativos de la zona. Su cercanía y el reducido desnivel que hay que cubrir para llegar a su cumbre, lo convierten en uno de los clásicos de la zona. Además, el comienzo de la ruta, situado a 1.800 metros sobre el nivel del mar, nos asegurará durante la mayor parte de la temporada, la existencia de nieve desde el aparcamiento. En el Puerto del Portalet disponemos de varios aparcamientos, así como varias tiendas y cafeterías, por si tenemos que hacer alguna compra de última hora o desayunar. La ruta aquí descrita comienza detrás del edificio de Espacio Pirineos. Pincha aquí para ver su ubicación. Para acceder al puerto deberemos tomar la carretera A-136 desde Formigal.

Para comenzar, deberemos superar un empinado bombo de unos 15 metros de desnivel, para poder situarnos en un lugar con vistas al Cuyalaret, al Barranco de Portalet y al recorrido. Una vez aquí encima, veremos como se abre un pequeño valle, muy suave, que será por el que ascenderemos en dirección suroeste, directos hacia al Cuyalaret. También apreciaremos cómo el Cuyalaret está rodeado por dos valles secundarios, uno a la derecha, que lo separa de la Campana de Anèou, y otro a la izquierda, que lo separa del Pic d’Anèou.

A unos 30 minutos de marcha suave, hacia la cota 1.850 metros, tendremos que ir girando suavemente hacia el oeste para dirigirnos hacia el valle de la derecha del Cuyalaret, como si quisiéramos ir bajo el Pène de Mahourat. Aquí deberemos de coronar un marcado lomo que se dibuja de sur a norte, para poder atacar las pendientes que bajan directamente del Cuyalaret. Estas pendientes las comenzaremos ligeramente a la derecha, por donde son menos pronunciadas. Se trata de una zona habitualmente azotada por los vientos dominantes del norte, así que pueden ser necesarias las cuchillas.

Vista del Midi d’Ossau.

Mediante zetas, iremos ganando altura y siguiendo las lomas somitales, llegaremos a los 2.290 metros de la cumbre, desde donde podremos contemplar la cara norte del Anayet, las cumbres de Candanchú y cómo no, el gran Midi d’Ossau. Podemos descender por el mismo itinerario, pero puede ser recomendable hacerlo por el vallecito de la derecha en sentido de bajada, por debajo de la Campana de Anèou, donde suele haber más nieve y de mejor calidad. En la cota 1.900 m desembocaremos inevitablemente en el itinerario de subida, cerrando así el bucle.

El itinerario transcurre bajo la normativa específica del Parque Nacional de los Pirineos Franceses, bajo la cual no está permitida la entrada de perros ni animales de compañía. Las nieblas espesas son frecuentes en esta zona, así que no conviene subestimar la sencillez del recorrido. Material recomendado: mapa, brújula, comida, agua, ropa de abrigo y el material de raquetas.

Seguro que os ha resultado útil e interesante esta ruta al aire libre, así que ¡enviadnos vuestros viajes outdoor para que podamos inspirarnos, compartir y coleccionar más momentos inolvidables!

¡Conoce más escapadas outdoor!

Fuente: Fede San Sebastián, a través de Desnivel.

Créditos de las imágenes: rafagomar/flickr.com, oksmit/shutterstock.com, 70626035@N00/flickr.com, 125836604@N08/flickr.com, pixsend/flickr.com, xmlezea/flickr.com