Os proponemos un viaje en autocaravana o camper que parte de la ciudad próxima a la costa de Umeå, para recorrer la impresionante geografía salvaje del norte de Suecia, conocida como Laponia, hasta la ciudad de Abisko, el mismísmo Círculo Polar Ártico.

Iglesia de Arvidsjaur, Suecia.

Acceso

Por la multitud de los enclaves, a lo largo del reportaje os indicamos paso a paso que carreteras tomar para ir avanzando en el recorrido. Para llegar hasta el punto de partida hay muchas opciones, aunque lo más frecuente sea acceder a Suecia desde Dinamarca. Por ello desarrollamos el itinerario desde nuestro punto de partida en Umeå.

Pernocta

A lo largo del reportaje, os recomendamos algunos enclaves, especialmente en centros urbanos, para poder aparcar y pernoctar con vuestra autocaravana o camper. No obstante, al tratarse de una ruta que incluye multitud de enclaves naturales, muchos de ellos protegidos, es conveniente informarse sobre el terreno si existe alguna regulación específica de pernocta. Para acceder a servicios específicos como vaciado de residuales, electricidad, recarga de agua etc… Podéis acceder a aquellas áreas que se encuentren más próximas a vuestra posición, a través de nuestro buscador desde la App AutoC en Ruta.

Playa congelada en el parque natural de Abisko, Suecia.

Umeå, arte y gastronomía

Para aparcar y pernoctar en la ciudad, en principio de forma gratuita, una opción usada por autocaravanistas es el parking de Stadshusområdet – Muraren. Una opcíon últil por su proximidad con el casco urbano de la ciudad. Sus coordenadas GPS son 63°49’49.1″N 20°15’25.1″E

Elegida como capital de la Cultura Europea en 2014, Umeå es precisamente eso: arte y belleza. Un buen punto de partida, por su cercanía con el centro, es el Museo de Västerbotten. En estos momentos, aunque actualmente esta en procesos de reforma, merece la pena visitarlo por sus exposiciones culturales permanentes de carácter contemporáneo, obras de arte, archivos fotográficos, colección y exposición del patrimonio cultural Sami y otras muestras. La entrada es gratuita.

Casco antiguo de Umea, Suecia.

Otro enclave de obligada visita es el Parque de Esculturas de Umedalen, también gratuito. Normalmente, esperarías encontrarte obras de esta calidad en renombrados museos y salas de exposición de arte, pero nunca entre los pinos de Umeå. Se trata de una exposición permanente de obras tanto de artistas suecos como de otros nombres internacionales. Uno de los reclamos más importantes es el Guitars – The Museum, una colección de más de 500 guitarras y bajos llevada a cabo por los hermanos Samuel y Michael Åhden por más de 40 años y que jamás ha visto la luz. El museo alberga la mítica sala de conciertos Scharinska, una tienda de música, un estudio de grabación, un estudio fotográfico y un restaurante.

Centro de Umea, Suecia.

En el plano gastronómico os recomendamos degustar el delicioso queso Västerbotten. Este legendario queso duro del norte de Suecia sólo se elabora y madura de manera especial en el condado de Västerbotten. Los apasionados del queso no deberían perderse una visita a Ostens Lager, un almacén de quesos, de Ånäset; situado a las afueras de Umeå. Se trata del mayor almacén de quesos de todo el mundo, ya que alberga 100.000 quesos en proceso de maduración. Ofrece una visita guiada por las instalaciones que incluye una degustación del queso Västerbotten.

Después, pondremos rumbo hacia Lycksele, una localidad del interior de Suecia, a la que llegaremos en algo más de una hora por la carretera Blå vägen (E12). Allí se encuentra el «Lycksele Djurpark», un zoológico especializado en fauna nórdica, con lobos, linces, bueyes almízcleros, osos, jabalíes y otros animales comunes en la zona, como los renos, los alces, los ciervos y los corzos. Muy cerca, en la localidad de Kristineberg, es obligatorio visitar la peculiar iglesia «Underjordskyrkan», construida bajo tierra, a 90 m de profundidad.

Centro urbano de Lycksele, Suecia.

Paisajes de ensueño: Skellefteå

La siguiente parada de nuestro viaje nos obliga a volver a la costa. Skellefteå es conocido por ser el primer pueblo de la Laponia sueca y la puerta de entrada a bosques vírgenes y paisajes de ensueño. De hecho, es uno de los mejores escenarios para disfrutar del sol a medianoche, un fenómeno que se produce durante 100 días seguidos en verano y que se ha convertido en un acontecimiento nacional e internacional. Los parajes naturales de Skellefteå son ideales para practicar deportes al aire libre. Algunas de las actividades destacadas de la región incluyen navegar a bordo del rompehielos Artic Explorer en Piteå (salida los sábados) con la posibilidad de zambullirse en las gélidas aguas del Báltico enfundado en un traje de neopreno.

En el mismo casco urbano de la ciudad, existe un parking usado por autocaravanistas y usuarios de camper para estacionar y, salvo regulación de ultima hora, pernoctar de forma gratuita. Sus coordenadas GPS son 64°43’52.1″N 20°58’30.2″E

Iglesia de Arvidsjaur, Suecia.

En el plano cultural, podemos visitar el museo local y el Centro Cultural de Nordana (Skellefteå), antes de partir rumbo al pueblecito de Arvidsjaur, a unos 130 km de distancia. Dependiendo de la época que elijamos para viajar a esta localidad, aconsejamos realizar unas actividades u otras. Por ejemplo, en invierno es preferible dedicar una jornada a visitar un safari de alces, guiar trineos tirados por perros o conducir una moto de nieve; en verano en cambio, se puede participar en la pesca de la trucha ártica, conocida como la «Greta Garbo» de los peces de montaña. Los más aventureros podrán descargar adrenalina en Arvidsjaur (o Svansele, o Arjeplog), ya que estos tres pueblos albergan algunas de las mejores pistas del mundo para probadores de coches en condiciones extremas. Por eso, durante todo el año se organizan cursos y experiencias de conducción sobre hielo a bordo de diferentes tipos de coches potentes.

Los aficionados a los deportes de nieve, por su parte, siempre que viajen en temporada pueden esquiar o practicar snowboard en las estaciones de «Nalovardo Ski Center» o «Tjamstabackarna», a aproximadamente una hora en autocaravana.

Lo que seguro que no podemos dejar de hacer en Arvidsjaur, viajemos el mes que viajemos, es visitar el Centro de Actividades «Batsuoj Samekultur», en el que hay exposiciones, charlas y actividades para conocer un poco mejor al pueblo sami, la población aborigen de Escandinavia que ha dado origen al calendario cultural y artístico de Umeå, y que está muy presente a lo largo y ancho de Suecia.

Hacia el norte y más allá

Desde aquí, tomando la carretera 95, llegaremos en apenas 45 minutos a Storforsen, los mayores rápidos de Europa, cuyo caudal llega hasta los 870 m3/s durante la época del solsticio de verano. De vuelta a la costa, visitaremos la aldea iglesia de Gammelstad en Luleå, un pueblo sueco declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1996. Este tipo de asentamientos era muy típico en Escandinavia y sigue destacando por su peculiar distribución: las 424 casas de madera de la localidad están construidas en torno a la iglesia de piedra, que data de principios del s. XV.

Vista de los famosos rápidos de Storforsen, Suecia.

Para degustar la gastronomía típica de la zona, el pueblo de Vuollerim es el lugar idóneo: los propios vecinos organizan una «cena de casa en casa», en la que ellos mismos preparan los platos tradicionales de la Laponia sueca y te los dan a probar.

Hielo y auroras boreales

Ice Bar at Ice Hotel, Jukkasjarvi.

La recta final de nuestro viaje nos lleva hasta el Círculo Polar Ártico. La primera parada es una pequeña aldeada llamada Jukkasjärvi, en la que podremos visitar el archiconocido «IceHotel». Con dos década de historia, este iglú gigante sigue reinventándose cada año y recibiendo a turistas y millones de curiosos que quieren fotografiarse junto a este alojamiento, fabricado con hielo y nieve. Es una visita obligada para los que viajen en invierno, ya que en primavera todo se funde y hay que esperar a los meses más fríos para disfrutar de nuevo de esta obra de arte.

A más de 1.100 km de Umeå, nuestro punto de partida, se encuentra Abisko, donde daremos por concluida esta ruta. Este parque natural es el broche final a un viaje único por la naturaleza sueca. Si lo visitamos entre septiembre y marzo, nos ofrecerá la oportunidad de vivir una experiencia única: las auroras boreales. Aunque se puede disfrutar de ellas en distintos puntos de la Laponia sueca, la «Aurora Sky Station» que alberga Abisko es el mejor escenario para contemplar este fenómeno natural. Puedes utilizar el telesilla para llegar a la estación y descubrir así el modo en que las observaciones de la aurora boreal se llevan a cabo, utilizando receptores de radio y cámaras.

Parque natural de Abisko, Suecia.

Seguro que os ha resultado útil e interesante esta ruta, así que ¡enviadnos vuestros viajes para que podamos inspirarnos, compartir y coleccionar más momentos inolvidables!

¿Buscas más viajes?

Créditos de las imágenes: Conny Sjostrom, Mikhail Markovskiy, RPBaiao, Andreas Gradin, Emmoth, Lars Ove Jonsson, kakoki, orxy