La firma alemana aprovecha la última edición del CMT de Stuttgart, para dar a conocer la que afirma que es su nueva generación de vehículos camper, Campeo, caracterizado por sus medidas compactas, modulares y versatil, utilizable diariamente como en vacaciones, una gama dirigida a un público más joven y activo. Además, rediseña su clásica gama Delfin.

La calidad de siempre adaptada a un público nuevo

A pesar de su enfoque juvenil y moderno, el Campeo hace gala de ser un verdadero Bürstner, es decir, combina todas las ventajas de una furgoneta real con el diseño interior y la calidad de construcción y equipamiento de la firma alemana. Muestra un aspecto exterior deportivo subrayado por gráficos dinámicos, blanco como estándar, pero puede estar disponible en otros diez colores que van del gris claro al negro a través de varios tonos de rojo o azul. El logotipo de Campeo está resaltado por un borde cromado.

Su interior combina comodidad, diseño y ergonomía a pesar del espacio limitado. El recorte de la cabina abre espacio y permite un movimiento más cómodo entre el asiento del conductor y el resto del módulo vivienda. Iluminación LED, sistema Isofix para asiento infantil, caja de gas para dos botellas de 13 kg, calefacción Combi 4 con control digital CP Plus.

Nos gusta el módulo cocina y su frigorífico, situado a la entrada, tiene un amplio radio de apertura de puerta por lo que se puede acceder desde el exterior del vehículo. Se puede optar por techo elevable y ampliar el número de pernocta a cinco.

Además existe el “Pack Campeo” que añade airbag para pasajero, aire acondicionado manual, rejilla del radiador y marco de luz frontal negro brillante, control de crucero, espejos eléctricos y calefactables, peldaño eléctrico, mosquitera, parachoques delanteros del color de la carrocería, persianas opacas en la cabina e iluminación indirecta en cabina y celda.

De momento Bürstner lanza un único modelo de menos de 6 m para la gama, el C 600 con distribución de cama de matrimonio transversal trasera, estará disponible a principios de marzo.

Dos modelos para la nueva gama Delfin

Otra de las novedades de mitad de temporada de Bürstner es su gama Delfin, la que fue un icono de la marca vuelve en 2020 con un nuevo diseño y un equipamiento completo de serie. La que fue la estrella de comienzos del siglo XXI vuelve en 2020 con un chasis Citröen conservando un verdadero parecido familiar con su ilustre predecesor, como por ejemplo las faldas azules del diseño exterior que añade además puerta de celda XL, cierre centralizado, puertas de garaje izquierda y derecha y escalón de celda incorporado.

En el interior ofrece un aspecto acogedor gracias al mobiliario ligero “Riva Loft” con armario lacado y puertas de cajones y tiradores cromados, unos tonos que buscan la armonía con el ambiente textil “Rosario Delf” con acolchados y bordados en forma de delfín; y su atmósfera de luz ordenada con numerosos puntos de iluminación indirecta debajo de los armarios, la encimera o la cama plegable.

Dos modelos para la nueva gama Delfin, el T 680 G de 6,9 m adopta un diseño ya conocido y apreciado de la gama Lyseo TD. Su gran salón face to face con capacidad hasta para seis comensales. Sobre la cabina, una práctica cama doble basculante eléctrica. Nos gusta especialente su cocina invertida en forma de L con un frigorífico de 142 l, un soporte para cápsulas y especias y mucho espacio de almacenamiento. Pero la seña de identidad del T 680 G es su enorme aseo trasero con acceso directo al garaje.

Por otro lado, el Delfin T 732 es un perfilado de 7,20 m, también con salón cara a cara y una distribución de cama central y dormitorio tipo suite con aseo completo con ducha separada e independiente. Al igual que la gama Campeo estará disponible a principios del mes de marzo.

Créditos de las imágenes: Bürstner