La furgoneta camper continúa año tras año ganando más seguidores en nuestro país, especialmente en el sector de vehículos que se camperizan después de comprar el furgón, bien en puntos oficiales o por cuenta propia siempre que se homologuen correctamente los accesorios instalados. En este reportaje indagamos en tipos de vehículos, elementos camperizables y los factores clave a tener en cuenta en nuestra primera vez.

Hacerse las preguntas correctas

La hora de camperizar por primera vez, hay una serie de preguntas y conceptos sobre los que conviene reflexionar.

En primer lugar, ¿para qué queremos el vehículo? Esto implica tanto las dimensiones de la furgoneta, como la función que va a cumplir una vez transformada.

Conviene ser conscientes que si nuestras preferencias de viaje pasan por ser usuarios de camping por ejemplo, el enfoque y las prestaciones que debe incluir nuestro vehículo, serán muy diferentes a si preferimos viajar más libremente, donde por ejemplo, necesitaremos más autonomía eléctrica.

Otra cuestión fundamental pasa por reflexionar sobre el número de personas que van a usar el vehículo, lo que implicará no sólo una determinada longitud sino una distribución del espacio adecuada. No es lo mismo alguien que viaja solo, en pareja, si tenemos hijos o estamos pensando en tenerlos.

Es fundamental anticiparse a ese tipo de situaciones ya que a partir de estas piedras angulares, se añaden y configuran el resto. Todas estas cuestiones deben ser el punto de partida antes de solicitar el servicio de las empresas que se dedican a la transformación de vehículos vivienda.

Interior del Fiat Talento camperizado por Furgoplon.

Elementos camperizables

Estableciendo puntos comunes entre las áreas oficiales donde podemos camperizar una furgoneta, destacamos en primer lugar los dos elementos que generalmente se sitúan como las dos prestaciones fundamentales de un vehículo vivienda: la cama y calefacción.

Instalaciones de Camper Diem.

Asimismo, otra característica común a todas las empresas que se dedican a la camperización de furgonetas, es optar generalmente por gasoil en los sistemas de calefacción y agua caliente y neveras de compresor en lugar de gas, evitando problemas de suministro y enfriamiento en verano respectivamente.

Los precios de las transformaciones también suelen oscilar en una horquilla amplia alrededor de los 1.000 euros si queremos elementos puntuales como mueble-cocina o cama, hasta los 25.000 para proyectos completos (mueble, cama, cocina, calefacción, baño etc.) o trabajos singulares, como camperizaciones para vivir y a trabajar viajando por ejemplo, para los que el presupuesto puede oscilar aún más.

Los proyectos de transformación se realizan de forma oficial a través de dos vías:

  1. Atendiendo de manera personalizada a las demandas específicas de cada cliente, con presupuestos diferenciales en función de cada necesidad.
  2. Planteando diseños propios para agilizar el proceso de entrega y estandarizar el precio.

Para ambas opciones existe multitud de empresas especializadas donde poder transformar nuestra furgoneta de forma perfectamente homologada.

Los furgones y sus dimensiones

  • Tamaño medio y pequeño

Modelos hasta cinco metros como Mercedes Vito, Viano; Renault Traffic, las clásicas Volkswagen Transporter, o modelos similares de Ford, Opel o Nissan. Esta tipología busca ofrecer un vehículo versátil que sirva como vivienda y como utilitario diario.

Cuentan generalmente con prestaciones como cama convertible, salón y bloque cocina con frigorífico. Esta funcionalidad tiene como consecuencia el hándicap del espacio, estos vehículos no pueden albergar por lo general prestaciones como cuarto de baño, aunque hay interesantes excepciones.

  • Gran volumen

Se consideran campers de gran volumen aquellos que superan los cinco metros de longitud, como los modelos Ducato de Fiat, Jumper de Citröen, Srpinter de Mercedes-Benz, Crafter de Volkswagen o Boxer de Peugeot. Una tipología de busca albergar todas las prestaciones de una vivienda tales como aseo completo con ducha. Frente a la autocaravana, ofrece mayor movilidad y contar con un chasis completo, más seguro frente a accidentes en conducción.

Sprinter Maite de Camperiz.

Créditos de las imágenes: Drepicter, Roberto H. Vigara