Desde principios de año, todos los vehículos de más de 3,5 toneladas en Francia deben llevar señales de advertencia del ángulo muerto visibles en ambos lados en la parte delantera y trasera. El objetivo es garantizar que los ciclistas y los peatones sean claramente advertidos de que el vehículo puede girar, y que los conductores no son capaces de detectar a estos usuarios cuando maniobran.

La normativa implica a todos los vehículos nacionales o extranjeros; se permiten pegatinas o carteles. Están disponibles, entre otros lugares, en las gasolineras cercanas a la frontera o a través de internet.

Al colocarlo, las señales no deben tapar las placas de matrícula así como las luces y la visión del conductor. No se permite colocar el aviso de ángulo muerto en superficies de vidrio como las ventanas laterales o parabrisas.

  • Cualquiera que incumpla el nuevo reglamento se arriesga a una multa de 135 euros.
Fuente: ADAC

Créditos de las imágenes: Sunlight