Una región que combina tradición, vida salvaje y gastronomía con paisajes en los que se mezclan los arrozales, los canales, las salinas, llanuras bañadas por el sol y una fauna en la que destacan toros, caballos y flamencos. En el Languedoc-Rousillón francés, La Camargue se extiende entre los dos brazos principales del Delta del Ródano y la costa mediterránea, al sur de Francia. Un enclave de ensueño para recorrer con nuestra autocaravana o camper.

Desde Montpellier hasta Marsella, en la desembocadura del Ródano, el Parque Natural de La Camargue y las localidades de Aigues Mortes y Arles, serán los puntos principales de esta ruta turística en autocaravana o camper por la bella región mediterránea del Languedoc.

Pernocta

Más allá de los emplazamientos que podemos usar para la pernocta de forma improvisada, durante la ruta en autocaravana o camper que os proponemos existen también, como es lógico por la importancia de sus enclaves y la tradición francesa en este ámbito, multitud de áreas de autocaravanas y campings donde poder acceder además a servicios como vaciado de residuales e inodoro químico, electricidad o recarga de agua entre otros.

Por su amplitud en número, consideramos oportuno ofreceros la lista de los mismos en la ficha donde ampliamos información en todos nuestros reportajes, para que seáis vosotros mismos los que elijáis entre tanta oferta, cual se ajusta más a vuestras necesidades.

Aigues Mortes, La Camargue.

Rumbo a Montpellier

Cultura de los cafés, tradición muy arraigada en Montpellier (Francia).
Cultura de los cafés, tradición muy arraigada en Montpellier (Francia).

Salimos de España por la AP-7 (por la frontera de La Jonquera) y continuamos por la misma autovía y despúes por la A-9 en dirección a Montpellier (a 186 km de la frontera española). A pesar de no ser nuestro destino final, proponemos hacer una parada para visitar esta ciudad que, al ser pequeña, se puede recorrer fácilmente y conserva un importante patrimonio cultural, como el acueducto romano (hay un bonito paseo para llegar a él y, una vez allí, se disfruta de hermosas vistas). No se puede pasear por encima del mismo para evitar desperfectos. Es digno de visitar también el casco antiguo de la ciudad (cerrado al tráfico), con encantadoras tiendas y bonitos edificios, además de las principales iglesias y museos, y plazas como la de la Comédie. La Antigone es un gran paseo diseñado por Bofill que lleva desde un centro comercial situado en el centro de Montpellier hasta el río, con fuentes y edificios que vale la pena ver tanto de día como de noche, cuando se iluminan las fuentes con colores.

Torre del Agua del Palacio Real de Peyrou, Montpellier.

La Pettite Camargue

Nos desplazamos ya la zona de la Petite Camargue, el territorio salvaje y protegido al oeste del río Ródano, con una destacable flora y fauna. Su capital, Aigues Mortes conserva vivo su esplendoroso pasado medieval, a través de sus murallas, puertas y monumentos. La muralla y sus 20 torres se extienden a lo largo de 1.640 metros, creando una ciudad cuadrada.

Punta de l’Espiguette: una extensión de dunas de arena, formadas por la fuerza combinada de viento y corrientes de mar. © ATOUT FRANCE/Jean Malburet.

Tierra de buenos vinos, que se cultivan en terrenos arenosos procedentes de los sedimentos del río Ródano, cuenta también con un puerto deportivo privilegiado, heredado del esplendor de la Edad Media.

Se trata de un pequeño pueblo de unos 7.000 habitantes, pero en verano es una zona muy turística, y sus cafés, restaurantes y plazas suelen estar llenos (recomendamos dejar el vehículo fuera de la ciudad, las calles son muy estrechas y no suele haber aparcamiento). Posee plaza de toros, donde realizan actividades tanto en invierno como en verano.

Saliendo de la ciudad rumbo a nuestro siguiente destino, la turística localidad costera de Grau du Roi (Rive gauche), aconsejamos hacer una parada para visitar las salinas más antiguas de Europa (se puede llegar también en autobús o tren turístico). Explotadas desde la época romana, las montañas de sal (camelles) se alinean en el paisaje llano y producen cada año 450.000 toneladas de sal, que se recoge una vez por año, a finales de agosto o septiembre. Además, las salinas son lugares de nidificación para miles de aves migratorias.

El puerto pesquero de La Grau du Roi, al que nos dirigimos a continuación, es el paso natural entre el estanque y el mar, y es una zona habitual para los amantes de la naturaleza y el deporte, donde se puede practicar vela, buceo, pesca, o tumbarse al sol de los kilómetros de playa de arena fina, como la de L’Espiguette. En verano la localidad rebosa actividades culturales y una intensa vida nocturna.

Grau du Roi, Languedoc-Roussillon.

La grande Camargue

La comarca vecina, situada entre los dos brazos del Ródano, La Grande Camargue, alberga el Parque Natural de La Camargue, uno de los más importantes de Europa, situado entre los municipios de Arles y Saintes Maries de la Mer, que representa uno de las mayores reservas de humedales de Europa, con 278 especies de aves entre las que destaca, por su cantidad, el flamenco. Es, también, un espacio priviliegiado para la cria de toros y caballos. El delta del río Ródano es un lugar excelente para la práctica de la pesca en barco o submarina, el submarinismo deportivo, los paseos en barca o en barco de crucero, canoas, surf, los paseos a caballo por los numerosos senderos que se extienden a lo largo y ancho de todo el delta, o para hacer senderismo.

Entre los núcleos urbanos de la zona destacamos especialmente dos:

Arles, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1981, es la capital de La Camargue y del arroz. Conserva numerosos vestigios de la época romana como el anfiteatro romano, reconvertido en coso, donde se celebran fiestas taurinas. Se pueden admirar también edificios que recuerdan el esplendor medieval. Cuenta con un inmenso mercado (se dice que es el más grande de Francia) con una gran variedad de productos frescos (frutas, verduras, queso de oveja, miel…). Proponemos también recorrer los alrededores de la ciudad, a pie o en bicicleta, donde reinan los viñedos y los olivos.

Vista aérea de Arles.

El punto final de esta ruta será Saintes Maries de la Mer, el centro fluvial y marítimo del delta, localidad de pintorescas callejuelas adoquinadas. Aquí se pueden practicar numerosas actividades acuáticas, aunque también es uno de los pueblos de la zona con más afición a los caballos y donde se puede encontrar el mayor número de escuelas hípicas, granjas de caballos de raza local y centros de alquiler para realizar excursiones a caballo por el delta. A mediados de julio se celebra cada año una de las ferias ecuestres más importantes de Francia, con numerosas actividades durante cinco días.

¿Dónde dormir en esta ruta?: Descárgate la app Autocaravanas y encuentra el área de pernocta o camping con área para autocaravanas más cercano. Y si prefieres llevarte la guía en papel, puedes adquirirla aquí.

Créditos de las imágenes: Picturereflex/shutterstock.com, AlizadaStudios/shutterstock.com, decar66/flickr.com