¿Tienes alma festivalera y unos días libres en esta primera semana del año? Entonces tu destino estos días es Logroño: la capital riojana se convierte, un año más, del 2 al 7 de enero, en un Escenario de Culturas Contemporáneas repleto de música, cine, teatro, videodanza y artes plásticas para todas las edades, pero no es la única razón para visitar la ciudad en estas frías fechas. Además, dado que La Rioja es una de las comunidades más pequeñas de España, podrás aprovechar para descubrir una tierra repleta de secretos, sensaciones y emociones que te dejarán huella. Así que… arranca el motor y pon rumbo al corazón del valle del Ebro, ¡no te arrepentirás!

Sunlight-camper

He de confesarlo: soy una enamorada de La Rioja y de su capital, Logroño. No sé si son los pinchos (y, obviamente, vinos) y el ambiente de la calle Laurel; los paisajes de valle y sierra, cañones y pastos; el tono cambiante de las largas plantaciones de viñedos dependiendo de la época del año; la gastronomía o el carácter familiar y acogedor de sus gentes.

Desde mi primera visita, hace ya algunos años, La Rioja me atrajo con un imán y, en cada visita me sorprende con algo nuevo. Por eso, un viaje en autocaravana o camper (en esta ocasión desde el centro de la Península) incluso en estos días invernales, serán un chute de energía para empezar el año con el pie derecho. Te proponemos ampliarlo un poco más, siguiendo parte del Camino de Santiago en sentido inverso y disfrutando de cada parada ¿Te apuntas?

De tapas por Burgos

La autovía A-1 te lleva de Madrid a Burgos en poco más de dos horas, aunque en el camino puedes hacer una primera parada, por ejemplo, en Lerma (unos 40 km antes de llegar a Burgos), que fue capital España a principio del siglo XVII y que conserva restos de su pasado señorial en el casco antiguo. Merece un paseo pero, eso sí, deja el camper/ autocaravana aparcado en el extrarradio y haz el camino a pie.

Seguimos hasta Burgos y, de nuevo, te aconsejamos que aparques fuera del centro (si vas a pernoctar, algo que recomendamos al menos un día para que disfrutes de la vida vespertina de la ciudad, hay parking para autocaravanas, muy cerca del museo de la Evolución Humana).

A pesar de la fama de frío en la ciudad (y así es en estos días invernales…) merece la pena caminar hasta el centro y disfrutar de la grandiosidad de su catedral, aunque la ciudad tiene otros muchos rincones que merecen la pena. Siendo ésta una visita rápida, tras el paseo por el centro (muy animado y con una zona comercial que ha ido ganando protagonismo en los últimos años), te quitarás el frío en las concurridas calles aledañas a la catedral, especialmente en los bares de las calles Sombrerería, Paloma, Porcelos o en San Lorenzo y adyacentes.

Pídete un vino y prueba los pinchos de cada una de sus barras (por supuesto, el de morcilla, pero hay infinidad de opciones que harán de tu estancia toda una experiencia).

Ruta riojana

De Burgos a Logroño hay poco más de 110 km que se recorren fácilmente por autovía de peaje (AP-1 y AP-68), o si prefieres no pagar, además de disfrutar del paisaje, puedes ir por carretera (N-120 hacia Santo Domingo de la Calzada y Nájera y después por la y A-12). De hecho, si vas con tiempo te recomendamos que elijas esta segunda ruta, que coincide con el Camino de Santiago, y hagas varias paradas en el camino.

Así, poco después de abandonar la ciudad Burgalesa y pasar Ibeas de Juarros, enseguida un cartel te informa de que estás en la zona de la Sierra de Atapuerca y que los yacimientos del mismo nombre están en las inmediaciones. Si quieres hacer la visita al yacimiento y parque arqueológico debes ir con reserva previa así que si no tienes tiempo a la ida, por ejemplo, puedes planificarlo para el viaje de vuelta.

catedral-santo-domingo

Continuando camino dejamos las tierras castellanas y entramos en la comunidad de La Rioja. Santo Domingo de la Calzada, conocida por el milagro de la gallina que cantó después de estar asada, bien merece una parada, por ejemplo, para degustar una excelentes patatas a la riojana. Una experiencia singular es visitar la catedral de noche: hay visitas guiadas nocturnas que bien merecen la pena, pero solamente se realizan los viernes y sábados.

Y Nájera, siguiendo el Camino de Santiago, la calle Mayor es un magnífico lugar para tomar unos pinchos y un rioja del valle del río Najerilla. Desde Santo Domingo sale también la carretera hacia Ezcaray, que mencionaremos en el último apartado de este artículo aunque, de momento, preferimos seguir el Camino primitivo (aunque sea a cuatro ruedas y con menos esfuerzo que los caminantes con mochila que dejamos a nuestro paso).

Logroño: cultura, pinchos y buen vino

de-ruta

musica-calle-logroñoLlegados a Logroño, con el camper y aparcados, empieza el momento del disfrute: las calles San Juan y Laurel son las más animadas también en estos días de festival. Al ritual de tomar una copa de vino acompañado de un Tío Agus, un matrimonio, una zapatilla o cualquiera de las especialidades de los bares del centro, cerca de los cuáles puedes ver cualquier obra de teatro en un escenario insólito.

Debes añadir estos días el vermú torero o las veladas de artisteo en las bodegas Franco-Españolas, entre otros escenarios más culturales como el Ateneo Riojano el Círculo Logroñés, sin olvidar el espacio de talleres infantiles en la Gota de Leche si vas con niños.

Y si quieres cine, la filmoteca Rafael Azcona, los cines Moderno o el café Bretón serán tu espacio. A todo esto debes sumar los grandes conciertos en el Palacio de los Deportes, escenario principal de Actual 2018, pero, sobre todo el ambiente navideño que sigue marcando estos días el ritmo de la ciudad, con gente en la calle a cualquier hora del día, o la tradición de ir hasta el estadio de Las Gaunas para ver la llegada de los Reyes Magos en helicóptero si te quedas hasta el día 5 en la ciudad.

conciertos-actual

Estos días, además, continúan las visitas guiadas a la ciudad (infórmate en la oficina de turismo, en la calle Portales). La plaza del mercado y la concatedral de Santa María de la Redonda,

gastro-riojaPero la visita a Logroño puede ser tan larga y variada como tus días de asueto te permitan, y además de la música, el teatro, los vinos y pinchos, la ciudad te ofrece espacios para el paseo como el parque del Ebro, el pulmón verde de la ciudad, por el que podrás caminar en pareja y bajar los excesos gastronómico a los que no podrás renunciar (tiene delito no probar las especialidades regionales en los restaurantes de la ciudad).

Y antes de dejar la ciudad puedes pasarte por la feria de artesanía del paseo del Espolón (hasta el 5 de enero) y por el mercadillo de Navidad de la plaza del ayuntamiento (hasta el día 6), donde podrás disfrutar de un belén monumental que recoge en miniatura algunos de los monumentos y parajes más conocidos de La Rioja.

Además, ya que hemos estado siguiendo el Camino de Santiago, puedes cruzar el Ebro por el Puente de Piedra, como hacen los peregrinos y visitar la iglesia de Santiago, que cuenta con una imagen barroca del Apóstol que preside la fachada del templo y un retablo principal en el interior en el que aparece otra escultura del santo representado como peregrino.

¿Y si seguimos de ruta?

puente-la-reinaSi quieres seguir el Camino de Santiago, a pocos kilómetros de Logroño la ruta jacobea se adentra en la región navarra por la N-111 (insistimos en que la estamos siguiendo en sentido inverso) por Viana, Estella y Puente la Reina/ Gares (a donde llegarás ya por autovía, por la A-12), donde puedes hacer otra parada.

Además del puente de 110 m, por donde discurre la calzada jacobea, hay bonitas casas antiguas e iglesias que merecen la pena, como la de Santiago o la del Crucifijo.

Si, en cambio, prefieres seguir  con el turismo enológico, desde Logroño hasta Haro, capital del vino de Rioja, puedes disfrutar de una ruta entre viñedos que van cambiando de color según la época del año (estos días…, visitas a bodegas y degustaciones de los mejores caldos.

Puedes llegar a Haro por autovía en poco más de media hora (AP-68), pero nuestra recomendación es que disfrutes del paisaje y vayas por la N-232 (slow-driving, recuerda…, estás de vacaciones).

briones-rioja

En el camino puedes hacer una parada en Cenicero o detenerte en Briones, un encantador conjunto medieval que ha entrado recientemente a formar parte de la Asociación de los Pueblos Más Bonitos de España, por el que podemos callejear y ver restos de su recinto amurallado, edificios señoriales del s. XVIII y monumentos de estilo gótico como la iglesia de la Asunción. Desde luego, no puede faltar una visita al museo del vino.

muga-haro

En Haro hay muchas bodegas que ofrecen la posibilidad de hacer un recorrido por la historia y la producción de caldos de la . En la oficina de turismo se puede obtener más información sobre las bodegas a visitar que, sin duda, merecen la pena.

Te sugerimos que dejes el camper en el camping y vayas a a pie hacia las calles del centro, declarado conjunto histórico-artístico en 1795 y disfrutar de la monumentalidad del ayuntamiento (un edificio neoclásico con soportales en la parte baja), en la plaza de la Paz, la puerta de San Bernardo, o los palacios de Bendaña y de los Salazar, del s. XVIII.

plaza_de_la_paz-haro

Seguimos el recorrido por las calles y llegamos a un edificio que demuestra el auge económico que se vivió en el municipio a finales del s. XIX: el que albergaba el Banco de España. Por este tiempo los viñedos de Francia sufrieron la plaga de la filoxera, y mucha producción se perdió; fue justo entonces cuando en los campos de la zona riojana se promovió el cultivo de la viña de manera extensiva y, con ello, el asentamiento de las grandes producciones.

Una producción de cuya divulgación se encarga hoy el Centro de Interpretación del Vino de La Rioja (ubicado en la centenaria estación enológica de Haro), mediante explicaciones interactivas.

Cuando empieza a anochecer aconsejamos callejear por la zona de la Herradura (calles de Santo Tomás o Mayor, la plaza de la Iglesia, San Martín y Bilibio) para degustar un buen vino y probar la gran variedad de tapas que se ofrecen en los mostradores de los bares.

Nieve en la sierra

ezcaray

Volviendo por la A-12 desde Logroño dirección Burgos, atravesando de nuevo Santo Domingo de la Calzada sale una carretera que nos lleva a Ezcaray (LR-111), a unos 15 km. La localidad en sí merece una parada: una localidad muy bien cuidada, de casas entramadas y porticadas, no muy grande pero con abundantes rincones con encanto como la plaza de la Verdura o la del Quiosco, además de una impresionante iglesia (Santa María la Mayor), de estilo gótico aragonés.

Y si te gusta la nieve y los deportes de invierno, te sugerimos que no termines la ruta sin conducir desde Ezcaray hasta la estación de esquí de Valdezcaray, a unos 16 km de la localidad por una estrecha carretera de montaña con bonitas vistas. La estación de Valdezcaray cuenta con 24 pistas y 2 itinerarios con un total de 22,935 kilómetros y una superficie esquiable de aproximadamente 300 hectáreas.

Hay recorridos con diferentes niveles de dificultad así que podrás elegir según tu nivel: seis pistas de dificultad baja, otras tantas de dificultad media, 10 de alta, dos muy alta y dos catalogadas como itinerarios fuera de pista, alcanzándose los 2.125 metros de altitud y casi 600 metros de desnivel esquiable ininterrumpido.

zaldierna-gastroY de camino a la estación desde Ezcaray (o después de deleitarte en la nieve), tu escapada puede acabar con otra experiencia “gastro”: en la pequeña aldea de Zaldierna (6 km desde Ezcaray), de apenas 20 habitantes, te recomendamos que aparques el vehículo en la zona del río y camines unos metros hasta un restaurante pequeño, íntimo y de ambiente rural muy acogedor en el que disfrutar de una auténtica cocina de autor.

No dejes de probar las croquetas (candidatas a mejor croqueta del mundo) o las chuletillas de cordero aunque, si te somos sinceros, déjate aconsejar por el chef (en los próximos días te hablaremos más de este rincón gastronómico y de otros restaurantes que hemos ido probando este año, esperamos también tus sugerencias).

vldezcaray