La venta de autocaravanas facturó en 2017 un total de 330.837,650 euros en nuestro país, lo que supone un 69% de la facturación total del sector (que incluye también la venta de caravanas, camper, accesorios y bungalows/mobil-homes), estimada en más de 470 millones de euros, según el último informe sobre la situación del sector, un estudio realizado por la Asociación Española de la Industria y Comercio del Caravaning (ASEICAR) en colaboración con la consultoría InvesMarket y Cetelem grupo BNP Paribas que se ha presentado durante el Salón Internacional del Caravaning que se celebra estos días en Barcelona.

Este dato es una muestra evidente del crecimiento de un sector, que, según la evolución mensual de las matriculaciones podría superar el 30% al acabar este año frente a 2017, y que da trabajo a un total de 1.787 personas en nuestro país. El informe también detalla que este crecimiento del sector podría ser aún mayor si se aúnan esfuerzos con la Administración central, las autonómicas y locales en materia de reducción de impuestos, mayor creación de áreas de pernocta, velocidad de circulación y zonas de aparcamiento, entre otras demandas.

Durante el acto se volvió a hablar también del Observatorio Cetelem sobre Caravaning que analiza el comportamiento del consumidor en relación a este sector y destaca, entre otros interesantes datos, que el gasto medio realizado en 2018 por los consumidores que tienen algún elemento de caravaning es de algo más de 43.000 euros.

Para José Manuel Jurado, presidente de ASEICAR, este informe confirma que “el sector está trabajando en la dirección correcta y que los españoles, por fin, están descubriendo las bondades de un sector de ocio vacacional único, extraordinario, que permite el contacto directo con la naturaleza sin ataduras de horarios ni reservas. Después de años de esfuerzo, hemos llegado a esta situación de bonanza para quedarnos y seguir creciendo poco a poco hasta ir emparejándonos a otros países europeos donde el caravaning es un modo de vida”.