fbpx
InicioEuropaAndorraLos encantos de Andorra

Los encantos de Andorra

Andorra la VellaEl punto de partida de nuestro viaje lo hemos colocado en Andorra la Vella, una bonita parroquia de reducidas dimensiones, situada en un entorno privilegiado a más de 1.100 metros de altitud. Lo primero que debes saber antes de acceder al municipio es que está prohibido estacionar la autocaravana en el centro histórico, así que si quieres pasear tranquilo por sus calles tendrás que dejar el vehículo en el parking central, a la entrada de la localidad. Es un aparcamiento de pago, pero las tarifas no son demasiado elevadas y cuenta con varias plazas reservadas para las autocaravanas que se acercan hasta allí. Otra opción, probablemente más recomendable si piensas pasar unos días en la zona, es acudir directamente al camping donde vayas a pernoctar. Hay un establecimiento muy cerca del centro, desde el que podrás moverte a pie por toda la ciudad.
Patrimonio arquitectónico.

Aunque en el imaginario colectivo Andorra suele asociarse a la nieve y a los deportes de invierno, lo cierto es que estamos frente a un país culturalmente muy valioso. Sobre todo por la gran cantidad de iglesias románicas que hay dispersas a lo largo y ancho de su territorio, que además son de las mejores conservadas del mundo. En la capital, por ejemplo, no puedes perderte la iglesia de Sant Esteve, que conserva el ábside románico más grande y más rico en decoración de todo el Principado, y la capilla de Sant Andreu, con un campanario de espadaña que tiene un solo ojo. Ambos están en pleno casco histórico.
Otros monumentos que también merecen una visita en Andorra la Vella son la Casa del Vall, una fortificación que durante mucho tiempo funcionó como sede del Parlamento andorrano, la iglesia de Santa Coloma (y el barrio homónimo), y el puente de Margineda, de estilo medieval y grandes dimensiones. Los que busquen arte en museos pueden acceder al de las «Roques al carrer», un espacio abierto al aire libre que pone en valor el amplio patrimonio geológico andorrano. Es una zona ideal para dar un paseo y disfrutar del buen tiempo, aunque para pasar un día al aire libre en una zona verde lo mejor es dirigirse al Parc Central. Con más de 33.000 m2 de superficie, diferencia claramente entre zonas para niños, jóvenes y tercera edad. Además, el espacio dedicado al agua es especialmente bonito y muy refrescante en los meses de verano. El recinto dispone de aparcamiento, sanitarios, teléfonos y restaurante-bar con terraza, así que puede ser una buena opción para las familias que quieran pasar un día de relax al aire libre.
Precisamente los que viajen con niños pueden sorprenderles con una visita al Palau de Gel, que cuenta con una enorme pista de hielo y una zona para alquilar los patines y el resto del material. Además, los más atrevidos podrán descargar adrenalina y vivir una experiencia única con una sesión de karting sobre hielo.

Ocio y relax en la capital

AndorraAntes de abandonar Andorra la Vella, es casi obligatorio que visites la parte comercial de la ciudad, un paraíso para los amantes de las compras. Sin duda, las calles más visitadas son las avenidas principales, que están plagadas de escaparates de tiendas de tecnología, de ropa, perfumerías, relojes, etc. También abundan las pastelerías y los establecimientos especializados en chocolates. Los precios, al no estar gravados por muchos impuestos, son muy competentes y atraen a muchos turistas cada año.
Si vas a pasar varios días en esta ciudad, cosa que te recomendamos, puedes aprovechar para vivir una experiencia relajante en el centro termolúdico de montaña más grande del sur de Europa. Se llama Caldea y está ubicado en la parroquia de Escaldes-Engordany, pero no te preocupes por las distancias porque se encuentra a escasos 2 km de Andorra la Vella. Cuenta con varios circuitos spa, hidromasajes, corrientes, burbujas, baños de vapor, saunas, mármol caliente, cascadas, etc.
En la parroquia de Escaldes-Engordany también se pueden visitar algunos monumentos muy interesantes, como las iglesias de Sant Miquel d’Engolasters y Sant Romà dels Vilars; y varios puentes románicos muy bien conservados. Hay en la zona, además, un centro de arte con esculturas del catalán Josep Viladomat, que cuenta con un museo propio en la localidad.

Senderismo por el valle de Madriu-Perafita-Claror

Iglesia de Sant Miquel de EngolastersHasta ahora nos hemos centrado fundamentalmente en las visitas culturales y alguna actividad de ocio, sin proponer nada relacionado con los deportes al aire libre, un valor esencial del Principado de Andorra. Desde la misma parroquia de Escaldes (en el cruce de la carretera de la Comella y la Plana con la carretera de Engolasters) sale un camino empedrado que nos llevará hasta el conjunto de las Bordas de Entremesaigües. Si seguimos su trazo dejaremos a la derecha el valle de Perafita y, en línea recta, hallaremos el conjunto de Ràmio. En todo momento debemos seguir las indicaciones hacia Fontverd, que nos permitirán ascender entre bosques y claros, siempre cerca del río Madriu, hasta llegar al Refugio de Fontver, uno de los puntos clave de la ruta. Conviene seguir subiendo un tramo más para conocer la cabaña de la Farga y la del Serrat de la Barracota, hasta alcanzar el segundo refugio del itinerario, bautizado con el nombre de Riu dels Orris. La ruta continúa su ascenso hasta llegar al lago de la Bova, fabuloso lago de montaña llamado así por si magnífica población de bova o anea, una planta propia de los espacios acuáticos.
Aire puro en Ordino

Para seguir descubriendo más rincones secretos de Andorra, debemos tomar la CG-3 en dirección a Ordino. Antes de llegar a la parroquia de La Massana sale un desvío hacia Sispony, donde recomendamos visitar la Casa Rull, una casa museo que ayuda a comprobar cómo vivían los habitantes de Andorra en los siglos XIX y XX. Después, podemos seguir nuestro camino hasta llegar a Ordino, desde donde salen también varios caminos para recorrer a pie. Una de las excursiones más famosas del Principado nos llevará hasta los lagos de Tristaina, tres estanques situados a 2.300 metros de altitud ubicados en un entorno privilegiado que no te cansarás de fotografiar. Es una ruta de corta distancia, bastante sencilla de realizar, por lo que puede ser una opción atractiva para los menos experimentados y los que viajen con niños. El camino que te llevará hasta allí sale de la estación de esquí de Ordino, Arcalís.

Otra ruta bastante curiosa que recomendamos realizar sale del pueblo de Llorts, muy cerca de Ordino. Ha sido bautizada como la «ruta del hierro» porque recorre algunos puntos clave del pasado siderúrgico y minero de Andorra, un sector clave en el desarrollo económico del país vecino. Algunos de los escenarios por los que transcurre el sendero son la Farga Rossel, la mina de Llorts y el camino de los trajineros, que recorrían a diario los mineros andorranos de la época.

Lago de TristainaEn el plano cultural, la parroquia de Odino tampoco decepciona, ya que cuenta con varios monumentos religiosos para visitar. En este sentido, recomendamos ir a la iglesia de Sant Corneli i Sant Cebrià para ver una talla románica de gran valor histórico: la Madre de Dios de madera policromada de finales del siglo XI y principios del XII. También son interesantes la iglesia de Santa Bárbara, la Casa Rossell, Sant Roc, Sant Miquel o Sant Martí, entre otros edificios.
La Casa de Areny-Plandoli y el Museo Postal, que guarda una curiosa colección de sellos de Andorra, son otras dos visitas obligadas para los viajeros que se acerquen hasta aquí. En esta misma región podemos visitar también el parque natural de Sorteny, que ofrece un hermoso paisaje con sus más de 700 especies de flores y plantas.

Meritxell y Encamp

A unos 15 km de Ordino por la CG-3 y CG-2 se encuentra la famosa localidad de Meritxell, en la parroquia de Canillo. Hay muchos campings por esta zona, así que no tendrás ningún problema para encontrar un establecimiento donde pasar la noche. Al día siguiente, te recomendamos visitar el santuario de Meritxell, un antiguo templo de estilo románico, reformado y ampliado en el siglo XVII. Fue destruido por un incendio en 1972 y, al lado, se levantó un nuevo edificio que ha recibido miles de visitas desde entonces. Inaugurado en 1976, el nuevo santuario fue diseñado por el arquitecto catalán Ricard Bofill y está integrado con la naturaleza que lo rodea.

Dejaremos el santuario por la carretera CG-2, que nos conducirá directamente hasta la parroquia de Encamp, donde también abundan las iglesias románicas. Una de las más llamativas es la de Sant Romá de Les Bons, que forma parte del conjunto histórico de Les Bons, junto a los vestigios de una casa-fuerte, una torre de defensa del siglo XIII y y un depósito de agua con circuito de irrigación excavado en la roca.

También hay un museo muy curioso que aconsejamos visitar: el MW Museu de l’Electricitat, ubicado en una central hidroeléctrica que actualmente funciona. Durante la hora aproximada que dura la visita podrás conocer las claves que permitieron evolucionar a Andorra durante el siglo pasado, con especial atención a la electrificación y la construcción de las carreteras del Principado. El museo organiza también actividades y talleres relacionados con la electricidad, que hacen las delicias de los más pequeños de la familia.

artículos relacionados