El otoño es una estación caracterizada por la aparición de fenómenos climatológicos como la lluvia o la niebla, los días son más cortos y hay una menor temperatura en el asfalto. Son condicionantes por los que debemos adaptar la conducción y preparación de nuestra autocaravana o camper para evitar el riesgo de accidente o costosas averías.

Escobillas y limpiaparabrisas

Uno de los principales componentes que debemos mirar en el coche en otoño son las escobillas del limpiaparabrisas. Por ello debemos comprobar que sus gomas no se encuentre cuarteadas y que efectúan la maniobra de barrido correctamente. Si no es así, deberemos cambiarlas, sobre todo si dejan rastros de suciedad o suenan más de lo normal.

Una buena manera de alargar su uso es limpiarlas una vez al mes con un algodón empapado en alcohol y un trapo suave. También es importante no utilizarlas para quitar el hielo cuando se presenten bajas temperaturas, así como tener en cuenta que durante el verano pueden haberse cuarteado, debido a las altas temperaturas.

Neumáticos

Su dibujo debe tener por seguridad y por ley, al menos 1,6 mm de profundidad. En caso de ser menor, debemos cambiarlos por unos nuevos. Con el fin de que duren lo máximo posible es importante realizar una conducción suave, además de evitar los bordillos a la hora de aparcar. También es fundamental llevarlos con la presión adecuada, para ello hay que revisarlos una vez al mes y antes de emprender un viaje largo.

Los filtros

Esta es una tarea sencilla, ya que su fácil acceso nos permitirá comprobar su estado y eliminar las posibles obstrucciones provocadas por el polvo y elementos externos que hayan podido acumularse en el verano.

El hecho de limpiar con frecuencia el filtro del aire ayuda a mantener el buen rendimiento del motor y evitar que se incremente el consumo de combustible. También se debe revisar el filtro del aire acondicionado y habitáculo con el objetivo de mantener limpio el interior del vehículo y bien oxigenado.

Faros

El acortamiento de los días en otoño obliga a encender las luces más pronto y durante más tiempo, puesto que a partir de las 19:00 empieza a anochecer.

Para mejorar la visibilidad, una medida interesante es pulir los faros, así como revisar posibles grietas y agujeros con el fin de evitar que entre agua y suciedad, que provoque la aparición de la humedad dentro de los mismos y como consecuencia de esta, una iluminación deficiente. Unos faros en buen estado iluminarán correctamente la carretera y ayudarán a que los demás conductores también puedan vernos.

Líquido refrigerante

El líquido refrigerante es el encargado de mantener el motor a un temperatura constante – normalmente entre los 90 y los 92 ºC – para su correcto funcionamiento y de suministrar el agua caliente para la calefacción.

Comprueba su estado y que no existan restos de óxido y que su color sea el normal, es decir, verde, rosa o amarillo. En caso de tener que reponerlo, no te olvides abrir el depósito siempre con el motor en frío. Normalmente los fabricantes recomiendan cambiarlo cada dos años.

Seguro que os ha resultado útil e interesante estos consejos, así que ¡enviadnos los vuestros para que podamos inspirarnos, aprender y compartir conocimientos!

Fuente: CirculaSeguro

Créditos de las imágenes: pilens, colobusyeti, vvoevale, chere, chayatorn