La Costa Daurada es uno de los destinos más atractivos de España para viajar en primavera y en verano. Una zona privilegiada de la costa Mediterránea, que cuenta con infinidad de playas, importantes parajes naturales y ciudades de gran interés histórico y cultural como Tarragona, antigua capital del Imperio Romano en la península. La Costa Daurada tiene la combinación perfecta de elementos para disfrutar de multitud de actividades en familia. Os proponemos un viaje en autocaravana a Salou para disfrutar esta Semana Santa de todo lo que la costa de Tarragona puede ofrecer.

Ruinas de un antiguo anfiteatro romano en Tarragona.

Salou

Camping Sangulí Salou.

El municipio de Salou, conocido como el corazón de la Costa Daurada, tiene una ubicación geográfica ideal. Su equidistancia con la mayoría de puntos de interés de la zona lo convierten en el lugar ideal para comenzar nuestras vacaciones.

Sus enclaves más famosos son el Paseo Marítimo Jaume I, la plaza Bonet, el mirador de cala Morisca o la punta del Cavall. Otro de los puntos de obligada visita es el camino de Ronda, un precioso sendero que bordea la costa atravesando acantilados, calas preciosas e incluso restos históricos que salpican el recorrido hasta el Faro de Salou.

Para disfrutar de todo esto, os recomendamos pernoctar en el Camping Resort Sangulí Salou, considerado uno de los mejores campings de Europa, tiene más de 900 parcelas para autocaravanas y campers, amplias y con todas las comodidades.

Camping Sangulí Salou.

Además de las playas que rodean las instalaciones, como la playa de Poniente o la playa de Vilafortuny, Sangulí Salou destaca por la gran cantidad de actividades que ofrece para toda la familia. Su recinto garantiza, además, la seguridad de los más pequeños de la familia, que pueden jugar al aire libre y explorar el recinto con total seguridad.

El camping cuenta con un parque acuático con una gran variedad de piscinas temáticas, toboganes de todos los tamaños y un equipo de animación excepcional con un amplísimo programa de actividades. Una de las grandes mejoras para esta temporada es la construcción de un nuevo bloque de sanitarios. Una obra tan moderna como ambiciosa pensada exclusivamente para los campistas, que cuenta con cabinas de baño privadas.

Camping Resort Sangulí Salou, África Pool.

Tarragona, viaje al imperio romano

Desde Salou, una de las visitas obligadas es la ciudad de Tarragona, a tan sólo 18 km. La mejor manera de iniciar nuestra visita será haciendo un recorrido por las murallas y el Paseo Arqueológico de la ciudad. En esa zona, además de admirar el paisaje, no puedes perderte la Catedral de Santa María, destacado monumento que se inició como templo románico y se terminó con estilo gótico. A su lado, otra joya arquitectónica: la Capilla de Santa Techa la Vella, cuya construcción data del S. XIII.

Balcó del Mediterrani, Tarragona.

Una vez hayamos disfrutado del exterior y el interior de estos monumentos, bajaremos por la calle Mayor y, girando a la izquierda, veremos los restos del Fórum Provincial y también del Circo Romano, justo debajo.

Se construyó en el S.I y era el lugar donde se disputaban las famosas carreras de carros, tirados generalmente por dos o cuatro caballos (bigas o cuadrigas). A un nivel inferior, en el Parque del Miracle, se halla el Anfiteatro, sobre cuya arena se ven los restos de la iglesia románica de Santa María del Miracle.

Aunque la herencia romana está muy presente en esta ciudad catalana, lo cierto es que la influencia modernista también impregna las calles de Tarragona. De hecho, la próxima propuesta de esta ruta es recorrer la zona modernista de la ciudad, que nos permitirá disfrutar de grandes obras arquitectónicas de genios como Gaudí, Jujol o Doménech i Muntaner. Tras esta magnífica inmersión de arte, historia y cultura, nada mejor que un paseo por la Rambla Nova hasta el Balcó del Mediterrani, una especie de mirador que ofrece una espléndida vista sobre el mar Mediterráneo.

Catedral de Tarragona.

Cambrils

A menos de 1km del Camping & Resort Sangulí Salou se encuentra el municipio de Cambrils, una de las localidades más turísticas de la Costa Daurada. El gran atractivo del municipio son sus playas de arena fina y dorada, que se suceden durante 9 kilómetros y ofrecen una amplia variedad de servicios adaptados a todas las necesidades de los viajeros.

Puerto de Cambrils.

Los aficionados a los deportes náuticos también pueden aprovechar su estancia en Cambrils para practicar kayak, vela, snorkel y otras muchas actividades acuáticas. Después de pasar una jornada de relax o aventura en la playa, es muy recomendable disfrutar de uno de los muchos y reconocidos restaurantes que hay en Cambrils, conocido como la Capital Gastronómica de la Costa Daurada. Un sitio perfecto para degustar marisco, arroces y algunos guisos con pescado. También son muy populares los platos con caracoles y la salsa romesco.

También se puede aprovechar la visita para conocer algunos de los monumentos más emblemáticos de Cambrils, como la Iglesia de Santa María de Vilafortuny o el Santuario de la Verge del Camí. Hay también varias torres y dos faros en el puerto que merecen una visita, además del Museo Agrícola o el Museo Molí de les Tres Eres.

Delta del Ebro

El último de los puntos que os proponemos se encuentra a 50 km de Salou, se trata de L’Ampolla, la puerta de entrada al Parque Natural del Delta del Ebro. En este espacio, un paraíso verde de más de 320 km2 con una gran riqueza biológica, reina un paisaje que va cambiando con las estaciones del año.

Camino entre Baconé y Cala María, L´Ampolla

No obstante, siempre mantiene su esencia personal, marcada por extensas planicies y campos de arroz, iconos del paisaje de esta zona, junto a las lagunas del litoral rodeadas por cañizales y juncales. En la parte periférica encontramos grandes extensiones de suelos salinos con adarce y extensas playas salvajes, largas y con dunas naturales coronadas de barrón y otras plantas bien adaptadas al medio.

Este Parque Natural y Reserva de la Biosfera constituye la zona húmeda más importante de Cataluña y una de las principales del Mediterráneo. Es un espacio vital para las especies de aves migratorias, que encuentran aquí un enclave idóneo para la nidificación. Los flamencos son los grandes protagonistas del Delta y su observación atrae a muchos amantes de la naturaleza.

Como espacio natural protegido, el Delta del Ebro reúne las condiciones necesarias para la proliferación de todo tipo de especies de fauna y flora. Para conocer los rincones más espectaculares del parque, lo mejor es realizar alguna de las muchas rutas de senderismo o bicicleta que hay señalizadas en la zona, perfectamente aptas para familias con niños pequeños.

La conocida como «Ruta de las Lagunas», de 26 km, tiene una duración de cuatro horas si vamos en bicicleta y una dificultad baja, ya que se trata de un trayecto totalmente llano. El itinerario transcurre entre las lagunas de L’Encassinyada y La Tancada y nos permite conocer atractivos lugares, como la Casa de Fusta, el Mirador de El Carreter o el Mirador de la Tancada.

Flamencos en el Delta del Ebro.

 

Créditos de las imágenes: lunamarina, puyalroyo, Camping Sangulí., Ladykirschen, Mistervlad, davib, gg-foto