Huir de las rutas turísticas, disfrutar de la tranquilidad y descubrir paisajes únicos sin aglomeraciones es posible. En este verano en el que apostamos por lugares poco concurridos y por el turismo de proximidad, hacemos un recorrido por algunos de los puntos más
interesantes y desconocidos de la Región de Murcia y sucumbimos a su exquisita gastronomía.

Una parada para amantes del buen vino

La primera parada de esta ruta la hacemos en Jumilla, famosa por sus vinos con Denominación de Origen. Situada en el Altiplano de la Región de Murcia, donde las tierras del litoral dan paso a las llanuras manchegas, hablar de enoturismo en este municipio es hablar de la Ruta del Vino de Jumilla, donde se puede disfrutar de la larga historia vitivinícola de este territorio.

Chapuzones de interior alejados del mundanal ruido

Continuamos hacia el sur para llegar a Calasparra donde el río Segura nos ofrece
lugares habilitados para el baño. Pequeños oasis de interior en los que bajar la
temperatura y disfrutar de verdes paisajes. No podemos irnos de esta localidad sin
probar el famoso arroz de Calasparra, el primer arroz del mundo en conseguir la
Denominación de Origen y uno de los tres únicos arroces de España. A poco más de
30 kilómetros se encuentra Mula donde podremos disfrutar de otro agradable
baño en Fuente Caputa, un paraje que tiene todos los requisitos para convertirse
en uno de los destinos preferidos para quienes busquen un lugar para disfrutar de
la naturaleza durante el verano.

Fuente Caputa

Paisajes naturales y buena gastronomía

aledoContinuamos nuestra ruta hacia el sur para llegar al municipio de Aledo, enclavado dentro de la comarca del Bajo Guadalentín y rodeado de idílicos paisajes naturales, como es el parque natural de Sierra Espuña y el cañón excavado sobre roca del “Estrecho de la Arboleja”, situada en plena Rambla de Lebor, así como la Cueva de la Mauta, situada en la cabecera de la Rambla de los Molinos.

En el apartado culinario, Aledo cuenta con una gastronomía muy singular, donde destacan los platos “de campo”, con ingredientes básicos, que durante siglos ha sido sutento en la vida familiar. A pesar de ser un pueblo pequeño, hay platos típicos, como el jallullo, exclusivo de Aledo, que no puedes dejar de probar. Se prepara con harina, agua, longaniza, morcilla, tomates secos, ajo, cebollo…etc, y a veces lleva bacalao, embutido y hortalizas de la zona. Acompáñalo con un buen vaso de vino de la tierra de Aledo.

Terminamos la ruta en Molina de Segura, municipio que conjuga tradición y progreso, historia y futuro, un lugar donde conviven en armonía la huerta y el campo, la innovación y la tecnología con la artesanía. La reciente recuperación del patrimonio histórico y natural abre la puerta a un inmenso potencial turístico y cultural, que pone en valor una identidad que va dejando huellas imborrables. El humedal de Ajauque y Rambla Salada o la sierra de la Pila son algunos de los espacios naturales en los que desearás perderte. No puedes dejar de visitar tampoco su alcazaba, las lagunas de Campotejar, el parque de la Compañía o el parque ecológico Vicente Blanes, sin olvidar el complejo de arrecifes coralinos de El Rellano o el Soto de los Álamos.

¿Dónde dormir? Descárgate nuestra app gratuita AutoC en Ruta, disponible para Android e iOS; y encuentra todas las áreas de servicio desde tu móvil. Si prefieres llevarte la guía en papel, puedes adquirirla aquí.

Seguro que os ha resultado útil e interesante esta ruta, así que ¡enviadnos vuestros viajes para que podamos inspirarnos, compartir y coleccionar más momentos inolvidables!

Créditos de las imágenes: Ayuntamiento de Mula