Tras un cierre temporal de la actividad a causa de la pandemia del COVID-19, algunas fábricas de autocaravanas, sobre todo en Alemania, reanudan gradualmente la producción a partir de este lunes.

Y es que el gobierno alemán ha autorizado a reabrir, a partir del lunes 20 de abril, tanto la fabricación como el comercio de vehículos de motor en todo el país, y tanto la Asociación Alemana de Comercio de Caravaning (DCHV) como la Asociación de la Industria del Caravaning (CIVD) aplauden esta decisión y aseguran que la reanudación de la actividad será de gran ayuda para garantizar la liquidez en la industria del caravaning en el país.

hobby-administracionLa reanudación de la actividad  se llevará a cabo en estrictas condiciones de higiene y distancia física de todos los trabajadores y clientes, en aras de evitar la propagación del virus.

«Esta decisión nos permite satisfacer la continua demanda de vehículos de ocio y garantiza la liquidez de nuestra industria», afirma el gerente de la DCHV. «Los políticos se han dado cuenta de la urgencia del problema y de la importancia de reanudar nuestra actividad para la economía del país y para garantizar los puestos de trabajo de decenas de miles de empleados del sector», añade Daniel Onggowinarso, director gerente de la CIVD.

mascarillas-hobbyPor ejemplo, en la fábrica de Hobby, al norte de Alemania, la compañía ha utilizado el cierre de estas semanas para introducir estrictas precauciones de seguridad para ofrecer la mayor protección posible a sus empleados. Así, ha instalado «puntos calientes de higiene» en cada zona de producción, equipados con mascarillas, gafas de seguridad y desinfectantes. Además, los programas y procesos de producción se han reorganizado para permitir mayor distanciamiento social entre los empleados, diferentes tiempos de descanso para cada departamento y otras medidas como el uso obligatorio de mascarillas (que se han estado fabricando en el área de textil de la empresa) en pasillos y aseos, por ejemplo.

Carthago_CityLa producción de Carthago, en Aulendorf, también funciona de nuevo a pleno rendimiento, aunque con abundantes medidas de higiene y seguridad para los empleados. «Se ha ampliado la distancia de vehículos en la línea de montaje y se mide la temperatura corporal de los empleados antes de entrar en la fábrica», explican el director gerente de Tecnología de la fábrica, Anton Fetscher, y el de recursos humanos, Johannes Stumpp.

Carthago ha aumentado también las zonas de desinfección en la planta e implantado medidas de higiene a la hora de abrir puertas o grifos, además de marcadores de distancia en las máquinas expendedoras o en el comedor de la empresa y paneles informativos en distintos lugares que explican las nuevas normas de higiene. Como en las semanas pasadas, los empleados que pueden teletrabajar, siguen haciéndolo desde casa.

Higiene y separación de espacios en Hymer y Dethleffs

Hymer_ProduktionUnas medidas de protección similares para los empleados (mascarillas, turnos, rutas en el edificio para reducir el contacto directo entre los empleados, etc.) se llevan a cabo también en Bad Waldsee, donde se encuentra la sede fabril de Hymer, también se ha reanudado la producción. Mantiene vigentes también las medidas de higiene ya introducidas al inicio de la pandemia así como los acuerdos de trabajo flexible y teletrabajo para los empleados que puedan seguir trabajando desde casa.

También se ha reanudado la producción en la fábrica de Dethleffs, en Isny, cerrada desde el 25 de marzo a causa del coronavirus, y donde se han aprovechado estas semanas para implementar las correspondientes medidas de higiene en todos los departamentos. Además, todos los trabajadores han realizado una formación online para que el inicio de la producción se produzca sin problemas.  “Un equipo de 16 de personas, en colaboración con un instituto de higiene, ha aprovechado el paro de la producción para implementar las medidas necesarias en todos nuestros departamentos“, declara Alexander Leopold, director general de Dethleffs. “Tenemos la gran suerte de que, hasta ahora, no nos hemos visto afectados por ningún caso de coronavirus. Por eso, la principal prioridad de todas las intervenciones y medidas se centra en evitar contactos para mantener el riesgo de contagio lo más bajo posible.”

dethleffs-capuchinaAsí, en todos aquellos sitios en los que pueden coincidir varias personas, como en las máquinas de fichar, se han pegado en el suelo huellas adhesivas de color azul con una distancia de 1,5 m entre ellas. Asimismo, las reuniones a primera hora de la mañana, en las que el director de equipo y el encargado comentan los procesos de trabajo con sus empleados, antes del inicio de la producción, se van a desarrollar de tal manera que las distancias se van a indicar y respetar gracias a las marcas adhesivas correspondientes.

Fuera de la zona propia de producción, en las oficinas se han separado las mesas y en los departamentos administrativos, los trabajadores alternan el teletrabajo con días en la oficina, de manera que nunca haya demasiadas personas en una oficina para así reducir el riesgo de contagio. Para las reuniones también se han establecido nuevas normas: “En nuestras salas de conferencias hemos reducido el aforo, de modo que en caso de ocupación máxima se siguen respetando las distancias mínimas”, explica Alexander Leopold.

coroni-dethleffs“Hemos tenido que cerrar preventivamente algunas salas de reuniones, ya que no se podían cumplir las estrictas medidas de higiene y distancia. Delante y dentro de cada sala de conferencias hay carteles de advertencia, en los que se indica cuántas personas pueden entrar como máximo y las medidas que hay que tener en cuenta.” Asimismo, en la fábrica, este equipo de 16 personas se ha encargado de diseñar 32 carteles de información, con imágenes y texto, en diferentes idiomas, ya que en Dethleffs hay trabajadores de hasta 33 nacionalidades diferentes. Esas ilustraciones muestran cómo manejar las grúas, circular con las carretillas, usar las herramientas o los protectores auditivos, e incluso enseña cómo utilizar la máquina de fichar y los interruptores de la luz. En especial para esto último, Dethleffs se ha inventado un utensilio: el “coroni”.

También en Italia, Teleco Group (fabricante de accesorios) reanudó la producción en su fábrica de Lugo di Ravena con todas la medidas de protección para sus empleados.

fabrica-teleco-italia