El Pirineo francés ofrece una increíble oferta outdoor durante todo el año, pero quizá tras las semanas de confinamiento te apetezca más que nunca disfrutar el aire puro que se respira en la montaña. Te proponemos cinco rutas lejos de las aglomeraciones de la costa para que disfrutes con el camper o la autocaravana tanto en el lado peninsular del Pirineo como en el francés (en este caso, en cuanto las fronteras se vuelvan a abrir).

 

Recorrer el Parque Natural de los Pirineos

Comprende 45.707 hectáreas, desde el valle de Aspe, en Pirineos Atlánticos al oeste, hasta el valle de Aure, en Altos Pirineos al este. Limita en más de 100 km con el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido en España y otras reservas naturales en Francia como la de Néouvielle, y cuenta con más de 200 lagos de alta montaña así como las cumbres más altas de los Pirineos franceses, entre ellas la gran cima del Vignemale (a 3.298 metros de altitud).

Naturaleza en estado puro para que descargues toda la adrenalina que has acumulado en las semanas de confinamiento: senderismo para disfrutar de esa cadena de lagos cuya corriente fluye en forma de pequeñas cascadas; las hermosas vistas del gran macizo de piedra caliza de Gavarnie, la montaña de granito de Cauterets o la elegante silueta de origen volcánico del Pic du Midi que alberga una múltiple fauna y flora de especies autóctonas y emblemáticas; dos espacios protegidos (Néouvielle en el valle del Aure y la reserva natural de los buitres leonados en el valle de Ossau).

Si vas en familia, te proponemos hacer los recorridos en BTT, y si lo prefieres y eres más aventurero, rafting, Kayak, rápel, barranquismo o escalada.

La “Colcad”, entre Colliure y Cadaqués

Calas diminutas, puertos pesqueros y viñedos; colores y olores que se entremezclan en una suma de cultura y tradiciones. La “Colcad” es una preciosa caminata que discurre entre mar y montaña, entre el rojizo pueblo de Collioure (donde está enterrado el poeta Antonio Machado) y el blanco Cadaqués, el pueblo pesquero del Ampurdán que fue residencia de verano de Dalí y que con su especial luminosidad atrajo a numerosos pintores.

CollioureUna ruta no señalizada oficialmente, pensada para disfrutar y recorrer a tu aire, que alcanza las crestas de los Albères. Una extensa costa de 50 kilómetros erosionados por el Mediterráneo, con una cadena de poblaciones de distintos tamaños donde en algunos de sus tramos, los Pirineos franceses avanzan y bucean ante los pueblos costeros.

La gran ruta de los centros de agua termal

Promovida en el siglo XVII por Napoleón III, ocho localidades y 16 centros termales de aguas sulfuradas componen la Gran Ruta de los centros de agua termal de origen romano  que va de Biarritz a Bagnères de Luchon. Si lo tuyo es “tomar las aguas” puedes elegir o recorrer Argelès-Gazost, Bagnères de Bigorre (la más antigua), Barèges, Beaucens, Capvern-les-Bains, Cauterets, Luz-Saint-Sauveur y Saint-Lary.

Senderismo por el segundo hayedo más grande de Europa

Tras la Selva Negra alemana, el bosque o Selva de Irati es el segundo hayedo-abetal más extenso y mejor conservado de Europa. Una inmensa mancha verde de unas 17.000 hectáreas que se mantiene en estado casi virgen. Se encuentra situada en el Pirineo oriental navarro, en una cuenca rodeada por montañas (Ori o Abodi, entre otras) en la  cabecera de los valles pirenaicos de Aezkoa y Salazar.

Selva-IratiUn tesoro natural con gran valor ecológico perfecto para recorrer a pie. Hay cerca de tres decenas de senderos locales de un recorrido inferior a los 10 kilómetros que están al alcance de cualquier andarín vocacional, entre tupidos hayedos, pastizales, abetos y frescas aguas que pintan un paisaje de colores vivos que se transforma en cada estación. Para profesionales quedan los de largo recorrido, incluso rutas transpirenaicas.

La reserva marina de Banyuls

A los pies del Pirineo Francés, una ruta bonita y breve para hacer con los más pequeños es la que une las localidades francesas vecinas de Cerbère y Banyuls. El recorrido de dos kilómetros discurre entre costa y viñedos, y ofrece espectaculares vistas al Mediterráneo y a los acantilados de la Reserva marina natural.

reserva marina franciaLa Reserva natural de la marina de Cerbère-Banyuls fue construida en 1974, en la carretera de la Costa Bermeja, al pie del macizo de Albères (también se la conoce como el contrafuerte de la cadena de los Pirineos franceses). Se trata de uno de los 10 sitios del mundo más comprometidos con los ecosistemas marinos y biodiversidades (Premio Global Refugio Oceánico).

La reserva marina cuenta desde 2013 con la etiqueta “Lista verde” asignada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). En 2018, el centro fue galardonado por el Marine Conservation Institute por su preservación de la biodiversidad y los ecosistemas marineros (solo se han otorgado 39 sitios en el mundo).

Créditos de las imágenes: HPTE-JG SOULA