Hasta hace bien poco, dudar entre caja de cambios manual o automática a la hora de adquirir una autocaravana no entraba en la mente de casi ningún comprador, al menos en nuestro mercado, pero hoy día se ha convertido en una opción que ofrecen cada vez más fabricantes. ¿Qué ventajas e inconvenientes tiene el cambio automático respecto al manual?

Una tendencia de presente y de futuro

Aunque en Estados Unidos, Japón o el resto de Europa conducir con cambio automático es lo más habitual, España va a la cola, y aún seguimos siendo, en buena parte, conductores de turismos con cambio manual. Y si eso lo extrapolamos al sector del caravaning, más aún.

Esto se debe, quizá, a la escasa oferta de cambios automáticos y su elevado coste, pero en los dos últimos años, y en las más recientes ferias del sector, se aprecia una apueta, en cada vez más marcas, por ofrecer ambos tipos de cambio en vehículos de gamas medias y altas.

De hecho, hoy en día, fabricantes de chasis-motor para autocaravanas y vehículos tipo camper, como Fiat, Ford, Iveco y Mercedes, tienen la opción de caja de cambios automática.

¿Qué ventajas e inconvenientes tienen uno y otro tipo de cambio?

«El cambio automático se ha convertido en una opción cada vez más presente en las opciones que ofrecen los fabricantes para aquellos clientes que buscan una mayor comodidad y confort durante la conducción», nos explica José Antonio Cruz, responsable del departamento comercial de Caravanas Cruz (Elche, Alicante). Y es que cada vez hay más demanda, «sobre todo por clientes a partir de mediana edad y mujeres al volante», señala.

Por eso, «no es una tendencia de futuro, sino de presente», apunta Francisco Javier Reina, responsable del departamento comercial y técnico de Caravanas Holiday, en Madrid. «El cliente cada vez nos lo pide más y nosotros en las presentaciones de modelos pedimos más vehículos con cambio automático para satisfacer esta demanda».

Coincide con José Antonio en que el cliente que pide el cambio automático «suele tener un poder adquisitivo mayor, una edad de más de 50 años y tiene o ha tenido turismos con cambio automático y está acostumbrado a ellos».

¿Y el precio?

Uno de los principales argumentos para la popularidad de las transmisiones manuales es el precio, ya que este tipo de cambio tiene un menor coste de fabricación, aunque «actualmente la diferencia de precio es pequeña, el freno es la falta de cultura del cambio automático», afirma José Antonio Cruz, algo en lo que también coincide Javier Reina «el precio del vehículo es un freno a la compra pero también el desconocimiento del cliente, por eso nosotros debemos de informarle y asesorarle sobre sus múltiplies ventajas».

Antonio Jul, gerente de Yakart autocaravanas, opina igualmente que el precio es lo que aún echa para atrás a muchos compradores a la hora de elegir el cambio automático y por eso el cliente que lo solicita es para vehículos de gama media alta. «No obstante, vendemos más autocaravanas y camper automáticos que hace tres años en marcas como Concorde, Carthago, Malibu, Dethleffs, Sunlight, Globecar, Rapido, Dreamer, Itineo o Westfalia».

Estas marcas llevan el cambio automático ZF de Iveco de ocho velocidades o bien el de Fiat (dependiendo de la marca), de los cuáles Antonio se queda con el de Iveco. «El cambio automático actual de Fiat no es muy bueno pero lo van a cambiar de cara a la próxima temporada, con lo que creo que las ventajas de un cambio automático serán aún mayores», dice.

Mayor confort

En cuanto al comportamiento del vehículo con cambio automático, una vez que el conductor ha cogido el tacto del embrague, el vehículo se va a comportar según decida el piloto ya que la decisión.

Pero, ¿cómo o cuándo cambiar de marcha?: eso lo va a hacer de manera autónoma una caja de cambios automática y, aunque al principio pueda costar un par de días acostumbrarse, «la principal ventaja es la comodidad, el menor consumo de combustible y, sobre todo, el menor desgaste mecánico del vehículo, al automatizar la gestión de la mecánica», continúa José Antonio Cruz.

Es decir, uno de los inconvenientes de las transmisiones manuales es la necesidad de estar siempre pendiente de lo que ocurre con el motor, sobre todo en caso de atascos o maniobras complejas, algo que se evita con la caja de cambios automática, ya que el conductor únicamente tiene que acelerar, frenar y dirigir el volante mientras el pie izquierdo descansa. «Se dice que el que prueba un cambio automático ya no quiere manual», dice Francisco Javier Reina.

¿Qué hay de las averías?

Aunque muchas veces oímos que las reparaciones del cambio automático son más caras, es cierto que por su estructura de construcción y, sobre todo, por el uso incorrecto, los embragues de las transmisiones manuales tienen más posibilidades de avería.

En definitiva, si tenemos que resumir en pocas palabras las ventajas del cambio automático, el responsable técnico de Caravanas Holiday se queda con «la comodidad, el mantenimiento más prolongado y, por supuesto, el rendimiento de la potencia que un buen cambio automático saca del motor».

Tipos de cambios

Los tipos de cambio que llevan las autocaravanas los podríamos resumir en dos grupos, según nos explica Reina:

  • De convertidor de par por presión hidráulica (como el de Ford)
  • Pilotados o robotizados (que se derivan de una caja de cambios manual con los accionamientos tanto del embrague como del cambio de marchas, con controles electrónicos (como es el caso de Fiat).

Cambio 7G Tronic

El cambio automático de Mercedes no es muy habitual en autocaravanas (incrementa el precio y el peso del vehículo), aunque la marca anuncia un nuevo cambio para esta temporada con muy buenas prestaciones. En el caso de algunos camper, sí llevan el cambio 7g Tronic Plus, que ha sido remodelado y mejorado a lo largo de los años en múltiples aspectos.

Se han mejorado la capacidad de arranque, las prestaciones y el confort durante la conducción, además de la notable reducción de consumo de combustible y de emisiones de C02.

Ford Powershift

El Powershift de Ford es el que llevan esta temporada, por ejemplo, la gama Graphite de Challenger o algunas gamas de Benimar (como opción), entre otras marcas. Es un cambio automático de presión hidráulica, de convertidor de par y de seis marchas, muy rápido, confortable y elástico, que consigue un excelente rendimiento del motor y que se presenta como una buena elección para los autocaravanistas.

Comfort-Matic

El Comfort-Matic de Fiat es un cambio mecánico robotizado: hay embrague, pero la apertura/cierre está controlada por una centralita y la llevan a cabo pequeños robots «actuadores» que funcionan en el interior.

Al contrario de los cambios automáticos tradicionales (con convertidor hidráulico de par), el Comfort-Matic mantiene la misma mecánica de seis marchas que el cambio manual, ofreciendo prestaciones inalteradas.

La gestión electrónica del cambio de marcha permite una pequeña reducción del consumo. Como adelantábamos en el líneas anteriores, este año Fiat va a cambiar su cambio automático por uno con nueve marchas y motor nuevo. ¡Estamos impacientes por conocerlo!

Zf para Iveco

En Iveco, el cambio automático es la versión Hi-Matic del Daily, que incorpora un avanzado cambio automático de ocho velocidades desarrollado por ZF que ofrece una experiencia de conducción sensiblemente mejorada frente a la variante con cambio manual.
Frente a un Daily equipado con cambio manual, la versión Hi-Matic proporciona una mayor agilidad al vehículo: el resultado es un vehículo más sencillo, agradable y cómodo de conducir.

Créditos de las imágenes: Challenger, Benimar, Marta Santamarina