Los conductores que cometan un delito de tráfico pueden ir a la cárcel desde diciembre de 2017. Fue entonces cuando se aprobó la reforma del Código Penal que incluía la posibilidad de que las infracciones más graves, castigadas con una pena privativa de libertad.

Delitos del tráfico que se castigan con cárcel

  1. Exceso de velocidad. Superar la velocidad permitida en 60 km/h en vías urbanas y en 80 km/h en vías interurbanas. Penas de entre 3 y 6 meses de cárcel. Además de multa de tres a seis meses (pago de una cuota diaria que se suele establecer en función del poder adquisitivo del conductor, trabajos de ayuda a la comunidad durante un período comprendido entre 30 y 90 días y la retirada del permiso de conducir de uno a cuatro años.
  2. Consumo de alcohol y drogas al volante. Conducir con una tasa de alcohol superior a la permitida puede ser infracción o delito. Si la cifra en aire espirado supera los 0,60 mg/l o si se conduce bajo los efectos de drogas y estupefacientes, la sanción es de tres meses de cárcel. Además se paga multa de seis a 12 meses, trabajos de ayuda a la comunidad durante 31/90 días y retirada del permiso entre uno y cuatro años.
  3. Conducción temeraria. Se entiende por tal conducir con temeridad manifiesta. Aquí hay diferentes consideraciones: Conducir a velocidades o con tasas de alcohol superiores a las consideradas como delito. En estos casos la pena de prisión oscila entre seis meses y dos años, más la retirada del permiso de conducir entre 1 y 6 años. Conducir con desprecio manifiesto a la vida de los demás eleva la pena mínima de prisión a dos años y la máxima a cinco años. Además, en estos casos se requisa el vehículo y el conductor se enfrenta a una multa de entre 12 y 24 meses y la retirada del permiso de conducir hasta 10 años. Sería, por ejemplo, el caso del conductor kamikaze que provocó un grave accidente en la A-8. Conducir de forma temeraria pero sin poner en peligro la vida de terceros conlleva penas de cárcel de 1 a 2 años, multa de 6 a 12 meses y retirada del permiso de seis a 10 años. El vehículo con el que se ha cometido la infracción es requisado.
  4. Negarse a pasar un control. Si la Guardia Civil te da el alto y te niegas a realizar el test de alcohol o drogas estarás cometiendo un delito que se castiga con penas de entre seis meses y un año de cárcel. También te pueden retirar el carnet hasta cuatro años.
  5. Crear riesgo para la circulación. Este delito es bastante más difícil de definir pero si los agentes de tráfico consideran que tu comportamiento supone un riesgo para la circulación te pueden acusar de un delito de tráfico que te puede llevar a la cárcel entre tres y seis meses. Quizá de esto te libres, pero no del pago de una multa durante uno o dos años y de realizar trabajos de ayuda a la comunidad durante un tiempo comprendido entre 10 y 40 días.
  6. Conducir sin carné. Perder todos los puntos del permiso o conducir después de que un juez te haya prohibido hacerlo es un delito (aquí tienes un práctico para saber cuántos puntos te quedan). También lo es ponerse al volante de un coche si nunca te has sacado el permiso o si el tuyo ha perdido la vigencia. La pena es de cárcel entre seis meses y dos años, el pago de una multa hasta dos años y trabajos de ayuda a la comunidad entre 31 y 90 días.

Fuente: Autobild

Créditos de las imágenes: inkedpixels, mimohe

DEJA TU COMENTARIO

COMPARTIR
Artículo anteriorHymer lanza en 2019 su nueva generación de Hymermobil B-Class
AutoC es un espacio pensado por y para el mundo del autocaravanismo y el camper, una comunidad con todo lo que ello implica. Turismo itinerante, deportes y aventura, todos los modelos que se comercializan en España, zona de pruebas, bricolaje y mantenimiento, foro, áreas, concesionarios, agenda de eventos, blog, actualidad… Un concepto que nace en su versión digital, para dar respuesta a las transformaciones y demandas actuales, fijando el eje de coordenadas en los amantes del autocaravanismo y el camper.