Los depósitos fijos de gas licuado de petróleo (GLP) son el sistema generalizado en Europa para la recarga de gas en autocaravanas y campers, ya que además de almacenar mayor cantidad de combustible y garantizar un uso más efectivo, permiten su recarga de forma rápida y práctica en gasolineras. Para viajar a Europa es una necesidad inmediata, pero su generalización a nivel nacional, hacen de este sistema un referente en España a corto plazo.

Vista del Depósito de aluminio GLP, regulador, liras y el Sistema Regulador Duocontrol.

Contexto del Sistema GLP

Vista de los puntos de unión del depósito GLP

El clásico sistema de almacenamiento de gas en bombonas (naranjas) de butano, supone un problema a la hora de viajar a Europa si nos quedamos sin suministro, ya que en el resto del Viejo Continente se emplea el depósito GLP para almacenamiento y recarga de gas en autocaravanas y campers. Dicho sistema consiste en la instalación de un depósito fijo de aluminio que se recarga a través de una boca exterior en gasolineras de forma similar al llenado de combustible. Por todo ello, no contar con dicha instalación supondrá tener que contar con un mayor número de bombonas de butano tradicionales, para evitar problemas a la hora de cambiarlas fuera de nuestro país.

Debemos saber que existen 5 modalidades de bocas exteriores diferentes en los países europeos para la recarga de gas, por lo que una vez instalado el sistema GLP, deberemos seleccionar el tipo que requiere el suministro donde nos encontremos. Que no cunda el pánico, tan sólo hay que girar la rosca de la boca exterior para pasar de un tipo a otro.

No obstante, este es el primer problema inmediato por el que muchos autocaravanistas y campers optan por la instalación de este depósito de gas, pero el sistema GLP cuenta con una serie de ventajas en cuanto a practicidad y funcionalidad:

  • Permite un mayor almacenamiento de gas (23 kg de almacenamiento en el depósito GLP frente a 13kg de la bombona de butano).
  • No hay que cambiar la botella, tan sólo recargar el gas en un surtidor.
  • La recarga en gasolineras supone un coste inferior a la tradicional botella de butano (11 euros por recarga GLP frente a 13 de una bombona de butano).
  • El Sistema GLP ofrece una mejor racionalización en el consumo de gas.
  • Lleva incorporado un indicador que informa de cuanto gas queda en el interior del depósito.
Sistema combinado de GLP y bombona de butano mediante el Regulador Duocontrol.

Existen dos opciones de instalación, incluir dos depósitos GLP, o bien uno GLP y mantener una botella de butano. Lo más útil para autocaravanistas y campers españoles es optar por la segunda opción, ya que permite contar con el sistema vigente en Europa y anticiparse a su generalización en nuestro país, al tiempo que mantiene el sistema tradicional de butano (no hay que olvidar tampoco que por el momento, en España no existe un número tan amplio como en el resto de Europa de gasolineras que ofrecen suministro de gas licuado de petróleo, por lo que contar sólo con ese sistema puede suponer un problema de momento, aunque esté prevista su introducción en nuestro país a corto plazo).

El precio de instalación suele oscilar entre los 800 y los 1.000 euros independientemente del tipo de vehículo (autocaravana o camper) o modelo. A la hora de su instalación, el camper puede generar alguna complicación añadida por la perforación de la chapa a la hora de incluir la boca exterior de recarga.

Sistema Regulador Duocontrol.

Proceso de instalación

  1. En primer lugar, hay que quitar el Sistema Regulador Monocontrol que llevan de serie las autocaravanas o que tengamos instalado en campers, ya que sólo cuentan con una salida de gas, por lo que si queremos añadir el depósito GLP deberemos contar con dos salidas.
  2. Seguidamente hay que instalar el Sistema Regulador Duocontrol que nos permita tener una salida para GLP y otro para la bombona de butano.
  3. Una vez se instala el Sistema Duocontrol, se acoplan las liras/mangueras (tubos flexibles con roscas hembra que se ajustan entre el depósito, el regulador y la salida exterior).
  4. El siguiente paso es montar el sistema fijo para la recarga exterior. Lo que implica taladrar la chapa del vehículo para instalar la boca exterior (con sus 5 tipologías).
  5. Instalación de la boca exterior de recarga.
Boca exterior (con tapa) para el repostaje de gas.

Los accesorios que requiere la instalación son:

  • Bombona de aluminio (depósito).
  • Liras/mangueras.
  • Regulador.
  • Marcador (indicador del nivel de gas dentro del depósito).
  • Filtro para evitar obstruir las tuberías.
  • Boca exterior de recarga con sus 5 tipologías.
  • Cable de sujeción.
Boca exterior de repostaje de gas

El proceso total de instalación oscila entre las 2 y las 4 horas, dependiendo del vehículo. Ya que el recorrido de tuberías debe ser exterior por seguridad, por lo que cada vehículo generará unos requisitos particulares en la instalación. En un punto oficial de instalación supone para el cliente una duración de 2 a 4 días.

Accesorios del Sistema GLP

Reportaje grabado en las instalaciones de Comercial Caravaning en Alcorcón (Madrid).

Aspectos legales

Hay que tener muy en cuenta que la instalación de este sistema de almacenamiento y recarga de gas, deberá pasar por el examen de la Inspección Técnica de Vehículos (ITV), que nos exigirá un certificado que avale la instalación. Los establecimientos oficiales están obligados a garantizarlo, pero la metodología de cada uno varía en función de su forma de trabajo.

El responsable de Comercial Caravaning, Carlos López Prieto, subraya que su equipo realiza una revisión de toda la instalación de gas, después de instalar el sistema GLP, para comprobar si cumple con la normativa vigente, «es una máquina que mete presión a todo el sistema y la mantiene durante 15 o 30 minutos, entonces mides la presión al principio y al final y compruebas que no hay variaciones, por tanto no hay ninguna fuga, que en definitiva es lo que se va a exigir en una inspección de la ITV». Este sistema está sujeto a una revisión periódica cada dos años.

El elemento que más se cambia son los filtros, ya que es el punto que garantiza que el gas que entra en el depósito, cumple los estándares de calidad que requiere el sistema. Aunque conviene añadir que no es un item necesario, de hecho, hay clientes que deciden instalar el sistema sin filtro, ya que como apunta López Prieto: «partimos de la base de que cualquier gasolinera tiene el GLP en las condiciones adecuadas para su consumo»

López Prieto, fija la demanda actual en unas 10 instalaciones anuales de este tipo de sistemas, estando presentes unas 4 o 5 empresas que distribuyen el sistema GLP para autocaravanas y campers (muchas más para el resto de vehículos). El provedor con el que trabaja Comercial Caravaning es el alemán Karin Nöfer Gasfachfrau.

Seguro que os ha resultado útil e interesante este bricolaje, así que ¡enviadnos vuestros trucos para que podamos inspirarnos, aprender y compartir conocimientos!

Créditos de las imágenes: Roberto H. Vigara