El sector del caravaning lleva décadas intentando asentarse en nuestro país y acercarse a los principales países europeos como Alemania, Holanda o Francia. Ahora, en el mejor momento histórico del sector en nuestro país, la crisis industrial mundial ha frenado las matriculaciones de vehículos nuevos mientras crece el interés y la demanda entre los ciudadanos. Según la Asociación Española de la Industria y Comercio del Caravaning (Aseicar) y tras seis meses consecutivos de caídas, las matriculaciones en este 2022 se van a reducir prácticamente a la mitad de 2021. Y lo que es peor: las previsiones para 2023 no apuntan a que sean mejores.

Falta de suministros

La patronal adelanta el descalabro de ventas en 2022 y teme seriamente por las consecuencias del 2023. La falta de chasis está provocando grandes retrasos en las entregas de entre 8 y hasta 18 meses y la inflación golpea duramente al sector con aumentos de precios de hasta un 20% o 30%. Las ferias internacionales más importantes como la de Dusseldorf (Alemania) o Parma (Italia) registran grandes afluencias de visitantes y mucho interés en la compra a pesar de tener un 20% menos de vehículos en exposición. Además, en España, la fuerte inflación y la incertidumbre económica está haciendo dudar a los compradores más inmediatos.

Primero, la crisis sanitaria de la COVID-19 y el confinamiento en buena parte de Europa provocó el cierre de docenas de fábricas y el desabastecimiento de piezas tan importantes como ventanas, cocinas, lavabos, etc. Tras reanudarse la producción, en 6 meses se solucionó el enorme cuello de botella generado. Sin embargo, a continuación llegó la crisis industrial de los microchips, los componentes electrónicos y lo que es más grave, de chasis.

Al faltar los chasis sobre los que se montan los vehículos, se puede avanzar en muy pocas otras partes de la construcción. Además los fabricantes no tienen siquiera fecha aproximada de recepción de chasis debido, en gran parte, a la diversidad de ellos. Las principales fabricas europeas están trabajando a un 50% o 60% de su capacidad media.

Fiat en Italia, Ford en Turquía e incluso Mercedes en Alemania se han visto obligadas a parar sus cadenas de montaje durante semanas y continúan sufriendo actualmente desabastecimiento de componentes. Las principales marcas de caravaning se han abierto a buscar nuevos proveedores como Renault, Man o Volkswagen.

Estos problemas en la fabricación de vehículos caravaning provoca la falta de stock en los concesionarios, el retraso en la entrega de los vehículos comprados y el encarecimiento de los precios. Los concesionarios no saben ni cuándo les van a llegar vehículos nuevos ni que modelos les van a mandar. El fabricante le remite lo que tiene y puede y el empresario opta por quedárselos ante la falta de stock. Actualmente se están dando plazos de entrega de 8 y hasta 18 meses para los vehículos nuevos lo que genera un importante malestar entre los clientes que desembolsan una media de 70.000€.

La cadena de suministro se encarece continuamente por los elevados precios de la energía y por la escasez de los componentes, por lo que los precios finales de los vehículos también se encarecen. Actualmente muchas de las principales marcas mantienen el precio durante los primeros cuatro o seis meses. Si no se puede producir la entrega dentro de ese periodo, puede producirse un incremento en función de los factores inflacionistas.

FERIAS CARAVANING CON MUCHO PÚBLICO PERO MENOS VEHÍCULOS EXPUESTOS

Los principales salones y ferias internacionales de caravaning como el de Barcelona el año pasado o los recientemente finalizados en Dusseldorf (Alemania) o Parma (Italia) han sufrido también las consecuencias. Se han expuesto un 20% menos de vehículos que en certámenes anteriores. La asistencia de público ha sido muy buena, con mucho interés en conocer las últimas novedades y con clara intención de compra de autocaravanas, campers y caravanas. Sin embargo, los retrasos en las entregas y el encarecimiento de los precios llevan a desistir a buena parte de los posibles compradores.

Ultima edición del Caravan Salon Düsseldorf (2022).

INCERTIDUMBRE EN ESPAÑA

La fuerte inflación y la incertidumbre economía que vive el país está haciendo dudar mucho a los posibles compradores. La guerra de Ucrania y, como consecuencia, la subida de los carburantes está provocando que el futuro autocaravanista tenga que asumir que llenar el depósito del combustible le puede llegar a costar el doble de lo que costaba hasta hace unos meses. La situación económica, con malos datos de cara a los próximos meses, también provoca que muchos compradores retrasen sus compras a ver cómo evoluciona la situación.

A pesar de toda esta situación, el presidente de Aseicar, José Manuel Jurado considera que «esta incertidumbre es puntual. Confiamos que, en el momento que se supere el conflicto bélico en Ucrania, la falta de producto y las dudas en la economía nacional e internacional, la tendencia del sector recuperará la senda del crecimiento ya que sí detectamos que existe muchísimo interés entre el ciudadano en general en descubrir el caravaning y entre futuros compradores en poder disfrutarlo lo antes posible».

Caravan Salon Düsseldorf 2021.

Créditos de las imágenes: Xavi Gómez, Caravan Salon

DEJA TU COMENTARIO

COMPARTIR
Artículo anteriorFleurette, Edición Especial 55º Aniversario
Artículo siguienteLlegamos hasta el Cabo Norte con German Viajero
AutoC es un espacio pensado por y para el mundo del autocaravanismo y el camper, una comunidad con todo lo que ello implica. Turismo itinerante, deportes y aventura, todos los modelos que se comercializan en España, zona de pruebas, bricolaje y mantenimiento, foro, áreas, concesionarios, agenda de eventos, blog, actualidad… Un concepto que nace en su versión digital, para dar respuesta a las transformaciones y demandas actuales, fijando el eje de coordenadas en los amantes del autocaravanismo y el camper.