Playa, montaña, relax y aventura en un mismo viaje, que te permitirá recorrer en autocaravana o camper una de las costas con más contrastes de España. Te proponemos una ruta por algunos rincones más bellos de la fotogénica costa de Cantabria.

San Vicente de la Barquera
San Vicente de la Barquera.

Dónde pernoctar

Cantabria, debido a la gran afluencia turística en periodos estivales, la pernocta de autocaravanas esta regulada en muchos de sus municipios. Por ello, os recomendamos centrar vuestro eje de coordenadas en el Camping Comillas, situado en la Villa de Comillas-Cantabria a siete minutos andando al pueblo y a tres minutos de la playa de Comillas. Cuenta con alrededor de 290 parcelas, de diferentes tamaños. Un enlcave inmejorable situado muy cerca de los parques Naturales Saja-Besaya, Picos de Europa, Parque de Oyambre; y a 46 km de Santander Capital.

Pincha aquí para más información.

Partimos de una de las localidades pesqueras más conocidas

En la parte más occidental de la costa cántabra, San Vicente de la Barquera está impregnada de una esencia marinera que ha persistido a pesar de los años y el desarrollo masivo del turismo. Será el punto de partida de este viaje, donde podemos comenzar a degustar la gastronomía de la zona con uno de los platos típicos de la localidad, que podrás degustar en uno de los muchos restaurantes que hay en el casco antiguo y en la zona de las playas. Se trata del sorropotún o marmita barquereña, un guiso preparado a base de bonito y patatas.

Playa de San Vicente de la Barquera
Playa de San Vicente de la Barquera.

Obligada parada debe ser parar a tomar el sol y descansar en una de sus magníficas playas, como las de Fuentes, Primera de San Vicente, El Rosal, El Tostadero, Merón y Gerra, entre otras. También puedes pasear junto a la ría de la localidad, salpicada de intenso cromatismo gracias a los innumerables botes y barcas de colores que hay en ella; o acercarte hasta uno de los puentes que cruzan este espacio y realizar alguna instantánea. Sin duda, el paisaje es espectacular, ya que tiene de fondo los Picos de Europa y a los lados las embarcaciones de colores.

Después, dirígete hacia La Puebla Vieja, en la cresta de un peñón calizo, dominando las marismas, circundada por una muralla almenada y varias puertas, para conocer la iglesia, el castillo y los restos de la muralla, que forman parte de la historia de San Vicente y te ayudarán a entender mejor los orígenes del municipio.

Arquitectura modernista

A poco más de 12 km por la carretera CA-131 llegarás a Comillas, una de las localidades más importantes de Cantabria desde el punto de vista arquitectónico. Declarada conjunto histórico-artístico y conocida como la ciudad de los arzobispos, dispone de un amplio patrimonio que no te puedes perder. La mejor manera de disfrutarlo es a pie, por lo que te recomendamos aparcar la autocaravana a las afueras de la localidad y pasear sin rumbo por las calles empedradas de Comillas, que casi sin darte cuenta te llevarán al casco histórico. Allí encontrarás la plaza, rodeada de casonas con amplios miradores, el ayuntamiento y la iglesia parroquial de San Cristóbal, cuya construcción data del s.XVII. Tampoco puedes dejar de visitar la Plaza del Corro de Campíos, con una bonita fuente de estilo modernista que te sorprenderá. Es uno de los lugares más concurridos en verano, ya que acoge las cafeterías y restaurantes más importantes de la localidad.

El Capricho de Gaudí, Comillas
El Capricho de Gaudí, Comillas.

Otros monumentos que merece la pena conocer en Comillas son el palacio de Sobrellano, también conocido como Palacio del Marqués de Comillas, la Universidad Pontificia y el Capricho de Gaudí, declarado monumento histórico-artístico en 1969.

Playa de Comillas
Playa de Comillas.

Surf en el cantábrico

Después de la visita cultural a Comillas nos dirigiremos hacia el este de la comarca por la A-67 y A-8 hasta llegar a la costa de la Trasmiera, donde se ubica la localidad de Loredo. Allí recomendamos parar para disfrutar de una jornada de relax en una excelente playa de arena fina y dorada. Los amantes del surf deben saber que de Loredo a Santoña hay 30 kilómetros de playas ideales para practicar este deporte a todos los niveles, ya que abundan las escuelas que ofrecen cursos a los principiantes y retos a los más experimentados.

De hecho, dependiendo de la zona puedes encontrar una playa que se adapte a tu nivel: los expertos pueden disfrutar de olas de más de tres metros en invierno en la isla de Santa Marina, mientras que los menos experimentados pueden apostar por la costa de Somo y Loredo, donde hay varias escuelas para elegir.

Las marismas de Santoña

Siguiendo por la costa llegaremos a Santoña, cuyo máximo atractivo reside en sus espacios naturales: el Parque Natural de las Marismas y el Monte Buciero, una península unida al continente por un tómbolo o franja estrecha de arena donde se localiza la famosa playa de Berria. En el primer parque, además de disfrutar del ecosistema en el que viven habitualmente 20.000 aves, no podemos perdernos el Mirador de las Marismas, con un centro de interpretación.

Después, los amantes del senderismo pueden dirigirse al Fuerte de San Martín, el monumento más importante de la zona, que data del s.XVII. Desde allí salen dos rutas muy interesantes: una que recorre todas las fortalezas del Monte Buciero y otra, de aproximadamente 12 kilómetros, que centra toda su atención en los faros y paisajes con acantilados de la zona.

Santoña
Santoña.

Otro de los grandes atractivos de Santoña es su gastronomía, en la que las anchoas juegan un papel fundamental. Además, esta localidad es famosa por sus tapas: partiendo de la calle Manzanedo y hacia céntrica calle de Cervantes, encontraremos distintos bares donde son típicas las rabas, los platos de marisco y los pinchos de anchoas y bonito del norte.

Playa de Arenillas
Playa de Arenillas.

Después de disfrutar de la naturaleza y la buena gastronomía cántabra emprenderemos la última etapa del viaje, que nos llevará a Islares. Esta pequeña localidad marinera situada al borde de la costa esconde varios rincones mágicos en su interior. El primero lo encontrarás en la playa de las Arenillas, donde se encuentran los acantilados más famosos de la zona, desde los cuales se puede practicar todo tipo de pesca. Ya en el pueblo podemos visitar la iglesia de San Martín, de estilo gótico tardío. Existe además una ermita dedicada a San Roque y ruinas de un antiguo hospital de peregrinos que testimonian el paso por la zona de la ruta jacobea.

¿Dónde dormir? Descárgate nuestra app gratuita AutoC en Ruta, disponible para Android e iOS; y encuentra todas las áreas de servicio desde tu móvil. Si prefieres llevarte la guía en papel, puedes adquirirla aquí.

Seguro que os ha resultado útil e interesante esta ruta, así que ¡enviadnos vuestros viajes para que podamos inspirarnos, compartir y coleccionar más momentos inolvidables!