Todos los que pertenecemos al mundo del caravaning, hemos oido hablar de la suspensión neumática para autocaravanas y campers, pero ¿sabemos realmente qué hace y para qué sirve? Cuando adquirimos una autocaravana o camper, el fabricante del chasis cabina, suele tener en cuenta unos factores especiales o circunstancias que hacen a nuestros vehículos distintos a un furgón creado para llevar mercancías.

Factores

  • Mayor volumen de vehículo con lo que la amortiguación trabaja mucho más .
  • Mayor peso constante, con lo que la carga máxima y el volumen antes descrito, están siempre afectando a la suspensión.

Por ejemplo, en las Fiat Ducato (80% del mercado de autocaravanas y campers), el sistema de suspensión utilizado se basa en ballestas en la parte trasera y amortiguador con muelle helicoidal delantero. Este sistema de suspensión es del todo insuficiente para nuestros vehículos grandes y pesados, ya que en carretera son muy sensibles al viento, a los adelantamientos, al paso en rotondas, a las cuestas, badenes y a la carga que llevamos.

También hay que tener en cuenta que cuando el tope de goma que hay entre el chasis y la ballesta toca en esta, circunstancia que ocurre al poco tiempo de la compra del vehículo, ya no actua el amortiguador, con lo que perdemos efectividad y comodidad de suspensión, en orden de marcha.

Mejoras

  • Seguridad en la conducción (lo más importante).
  • El flechado de la ballesta.
  • La altura de la autocaravana (incluso se aumenta si se desea) ideal en muchos chasis ALKO, y también en autocaravanas con mucho voladizo trasero, evitamos roces con el chasis en el suelo o con el guardabarros.
  • El amortiguador vuelve a trabajar.
  • La comodidad y confort de marcha.
  • La sensibilidad al viento se reduce.
  • Los adelantamientos son más seguros al moverse menos el vehículo.
  • El agarre en la direccion al mejorar el aplomo.
  • Evitamos deslumbramientos a otros vehìculos.
  • El centro de gravedad de nuestro vehículo.

Tipo Básico

Es el más económico de todos y consiste simplemente en tubos neumáticos que se instalan con una toma de aire, en la parte trasera del vehículo y en una zona de cómodo uso, para poner presión en una estación de servicio o con un compresor de mano.

Tipo Básico más panel y compresor

Es el más vendido, con este kit ya puedes controlar la suspensión desde el asiento de conducción, solo pulsando un botón, sube la presión en ambas balonas y pulsando unos botones, puedes quitar aire a cualquiera de las dos, por lo que puedes aparcar en un lugar con ligera pendiente sin tener que poner los calzos, muy apropiado para aparcar en lugares prohibidos para acampar ya que al poner los calzos, consideran el vehículo como acampado.

Tipo inalámbrico

Es el top de nuestros productos, este kit lleva las mismas balonas y soportes pero ya no es necesario pasar tubos neumáticos hasta la cabina. Un simple mando a distancia permite subir y bajar la presión, lleva dos memorias para guardar las presiones que tu desees, se instalan sólo unos dos metros de tubo neumático, una válvula que controla un compresor, se encarga de mantener la misma presión siempre, además de mantener una presión mínima 0,5 bar para no deformar las balonas y compensa en las curvas largas, es decir, pone más presión en las curvas para evitar el balanceo en estas.

Fuente: Mi casa con ruedas.